El embajador de España en Australia, Manuel Cacho.

La cuenta de Twitter oficial de la Embajada de España en Australia ha emitido un mensaje de apoyo a una campaña que trata de presionar al Gobierno Federal para que equipare las uniones entre personas del mismo sexo al matrimonio.

La legación diplomática en Australia, no sólo se ha unido a la iniciativa #UntilWeAllBelong (Hasta que todos formemos parte), simbolizada por un anillo incompleto, sino que además ha presumido de que España pusiera al mismo nivel legal las uniones homosexuales y el matrimonio durante el mandato del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

A pesar de que España fue uno de los primeros países del mundo en aprobar la equiparación legal, el embajador yerra en su tuiteo al afirmar que la equiparación es efectiva desde 2004, cuando en realidad fue aprobada en el mes de julio de 2005, momento en el que Cacho era portavoz del Ministerio de Exteriores.

La campaña fue impulsada en un primer momento por la multinacional del arrendamiento de viviendas privadas Airbnb, y a ella se han sumado otras empresar como la aerolínea Qantas, el banco ANZ, la web de subastas Ebay o la telefónica Foxtel.

https://twitter.com/EmbajadaEspAust/status/849128928773939200

Se ha tratado de modificar esta legislación para lograr la equiparación en multitud de ocasiones, pero el Parlamento Australiano siempre las ha rechazado

La cuestión del matrimonio en Australia

En Australia es legal el registro de parejas de hecho (de mismo o diferente sexo) desde el año 1975, de tal manera que quienes están inscritos obtienen básicamente los mismos derechos y beneficios que los matrimonios.

En 2004, la Ley de Matrimonio Federal fue modificada para clarificar la definición del matrimonio como «la unión de un hombre y una mujer con exclusión de todos los demás, a la que se llega de forma voluntaria y de por vida».

Esta ley también especifica que aquellas parejas del mismo sexo que tenga equiparada su unión legal al matrimonio en sus países de origen «no serán reconocidos como matrimonio en Australia».

Desde entonces, se ha tratado de modificar esta legislación para lograr la equiparación en multitud de ocasiones, pero el Parlamento Australiano siempre las ha rechazado y, si alguna ha logrado algún éxito, el Tribunal Supremo lo ha dejado sin efecto.

Para hacerse una idea de la batalla social y política que se está viviendo en Australia, sólo en septiembre de 2016 se intentaron promover 21 normas relacionadas con el llamado matrimonio homosexual.

Incluso el Gobierno trató de convocar un plebiscito sobre la cuestión, que debería haberse celebrado el pasado mes de febrero, pero el Senado australiano lo desestimó.

De izquierda a derecha: Dagoberto Rodríguez, vicecanciller cubano; Miguel Ángel Moratinos, ministro de Exteriores de España y Manuel Cacho, embajadro de España en la isla, durante una visita oficial en La Habana /Efe
De izquierda a derecha: Dagoberto Rodríguez, vicecanciller cubano; Miguel Ángel Moratinos, ministro de Exteriores de España y Manuel Cacho, embajadro de España en la isla, durante una visita oficial en La Habana /Efe

El hombre de Moratinos en la Cuba del relevo de los Castro

El Embajador de España en Australia, Manuel Cacho (Jaén, 1951) siempre ha gozado de confianza por parte del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que le ha designado para puestos de relevancia tanto durante la etapa liderada por Felipe González como durante los mandatos de José Luis Rodríguez Zapatero.

Ya en tiempos de González, entre 1993 y 1995, Cacho fue designado como director general adjunto en la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores. Javier Solana era entonces ministro.

Durante los mandatos de la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, Cacho fue nombrado portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, entonces comandado por Miguel Ángel Moratinos, entre 2005 y 2008.

Cacho desempeñó ese cargo hasta que fue elegido como embajador de España ante la dictadura cubana, tan sólo ocho meses después de que Fidel Castro anunciara su renuncia definitiva a los cargos de presidente del Consejo de Estado y comandante en jefe de Cuba.

En la isla permaneció durante cuatro años, en los que incluso se realizó una visita oficial del ministro Moratinos a La Habana, hasta que en 2012 regresó a Madrid para ser nombrado secretario general de la Fundacion Asia-Pacífico.

El embajador de España en Australia, Manuel Cacho, prsenta sus credenciales ante el Gobernador General de la Commonwealth de Australia, Peter Cosgrove / MEC
El embajador de España en Australia, Manuel Cacho, prsenta sus credenciales ante el Gobernador General de la Commonwealth de Australia, Peter Cosgrove / MEC

Comentarios

Comentarios