El autobús de HazteOir.org con el lema 'Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva'.
El autobús de HazteOir.org con el lema 'Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva'.

Con motivo del cuarto aniversario del fallecimiento de José Ortiz, conocido como ‘La Veneno’, el programa de Telecinco Sálvame dedicó un espacio a recordar su figura, muy de moda enestas semanas por la serie de televisión que cuenta su vida y por el anuncio por parte del Gobierno de una ‘Ley Trans’.

Trinidad, hermana de ‘La Veneno’, que acudió al programa para realizar un «homenaje», se encontró -como por otra parte es esperable del espacio conducido por Jorge Javier Vázquez-, con una encerrona en la que incluso se acusó a la familia de tener un miedo irracional a ‘La Veneno’ (eso es una fobia).

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Trinidad resumió la situación en directo: «No me está gustando… es mierda, más mierda» (sic). Y defendió contra algunos de los participantes en el programa llamar a su hermano por el apodo de siempre, desde que era pequeño: «Respeta a la familia, porque todos le llamamos Joselito, si le llamamos Cristina es por los fans que nos ponen verdes», explicó Trinidad.

Todos en la familia le llamamos Joselito. Él decía que para la familia era Joselito. Lo que hacía ‘Cristina’ a diario en la televisión era una actuación y eso se lo decía a diario a mi madre», añadió ante las acusaciones de los colaboradores de Sálvame.

Y remató: “Yo le voy a llamar Joselito toda la vida. Fue mi hermano, es mi hermano y toda la vida será mi hermano”.

Feministas contra la Ley Trans

La Ley Trans que prepara el Ministerio de Igualdad, en manos de la compañera del vicepresidente segundo del Gobierno Irene Montero, permitirá el cambio de sexo en el DNI sin acreditar médicamente disforia de género; avalará los métodos hormonales y quirúrgicos irreversibles para menores de edad, a los que se les desprotege al eliminar la patria potestad (no será preceptivo el permiso paterno); obligará al uso de espacios reservados a mujeres por hombres que dicen ser mujeres y viceversa; llevará a la educación desde la más tierna infancia, el adoctrinamiento en ideología de género; y permitirá a los hombres competir en competiciones deportivas femeninas con la mera declaración de sentirse mujeres.

Contra todo ello se han movilizado feministas reconocidas de diversos ámbitos. Algunas de ellas, militantes del PSOE, han llanzado un manifiesto que llama a «preservar la distinción y no confusión de los conceptos de sexo y género: el sexo como realidad biológica constatable y el género como constructo cultural de estereotipos» y denuncia que el concepto del ‘género’ «ha sido siempre esa construcción jerárquica de los estereotipos sexuales que ha fundamentado la desigualdad y la opresión de las mujeres».

«La expresión “género sentido” o “sexo sentido” aluden a algo esencializado y subjetivo, inverificable en sus consecuencias jurídicas, más allá del sentimiento interno», subrayan.

Estas feministas consideran que hay que abolir la categoría ideológica del género porque «si bien la sexualidad está influida por la cultura, no podemos negar que el sexo es un dato objetivo en sus aspectos genético, gonadal, hormonal, anatómico y genital. No puede hablarse de ‘autodeterminación del sexo’ como ejercicio de la libre voluntad».

Dicho de otra forma, estas feministas se han subido de una u otra manera al autobus de HazteOir.org, que despertó una gran polémica al proclamar, contra las leyes trans que se han aprobado a nivel autonómico, que «los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen».

En esta misma línea se ha expresado la fundadora del Partido Feminista, Lidia Falcón, que ha terminado por ser expulsada de la coalición Izquierda Unida, liderada por el Partido Comunista, precisamente por denunciar la deriva trans de la ideología de género.

Comentarios

Comentarios