Joseph Gobrick, 45 años. Con grandes gafas, la frente despejada y una coleta rubia en la nuca, sin apenas inmutarse, ha dicho ante un juez en la ciudad norteamericana de Grand Rapids: «Siempre he sido una niña de ocho años. Incluso en mis dibujos y fantasías».

Es todo lo que ha alegado tras ser condenado a 20 años de prisión por secuestro de una menor y posesión de pornografía infantil. El caso se descubrió en 2018, cuando la Policía halló en su vivienda a una menor, de 17 años, que se encontraba desaparecida.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Al registrar la casa, los agentes encontraron varias imágenes de abuso infantil en las que se identificaron hasta 8 víctimas. Algunas de ellas eran bebés agredidos sexualmente. Y no es la primera vez que se enfrenta a cargos de este tipo. Ya en 2001 fue reo de otro delito de abuso y posesión de imágenes sexuales de menores.

El juez no sólo tuvo que asistir a la negación de la propia naturaleza de Gobrick, sino que además tuvo que hacer frente a otra línea «argumental» de la defensa del condenado: «No tendría sexo con un niño del mismo modo que no lo haría con una serpiente de cascabel. No es seguro», dijo refiriéndose a la posibilidad de ser detenido, tal y como recoge CBN.

El fiscal del caso, Daniel Helmer ha referido cómo «incluso durante el juicio continuó dibujando, hablando de violar bebés en la cárcel del condado de Kent y haciendo otras declaraciones sobre cómo este es su derecho constitucional a seguir haciéndolo.

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios