Phyllis Schlafly ha fallecido a los 92 años tras décadas de activismo.

Recientemente fallecía a los 92 años Phyllis Schlafly (1924-2016), una mítica activista estadounidense, y era así despedida por la prensa española: “Ha muerto la mujer que odiaba los derechos de las mujeres”, titulaba Vanity Fair; “la mujer que luchó contra la igualdad de sexos en EEUU”, afirmaba El País; o “la mujer que ‘empujó’ a los republicanos hacia Dios y la familia” indicaba a su vez El Español.

Quizá porque la progresía no puede aceptar que existan otras activistas que las feministas radicales o las de Género.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Tampoco la aceptaba Betty Friedan, la feminista radical autora de Mística de la feminidad, e icono del abortismo. A Friedan se le atribuye esta frase dirigida a  Schlafly: «Me gustaría quemarte en la hoguera».

¿Quién era esta Juana de Arco conservadora que las feministas radicales no podían ver ni en pintura?

Alguien que se atrevió a alzar la voz en los años 70, proponiendo una defensa de la familia y de la mujer realizada completamente a través de la maternidad. Comenzando por ella misma: decía que su mayor logro no era político, sino haber criado a sus seis hijos.

Pasará a la Historia por echar abajo la enmienda Equal Rights Amendment (ERA) que en teoría prohibía la discriminación por sexo, pero que en la práctica era un coladero del aborto y el matrimonio homosexual

Schlafly consiguió que el Partido Republicano de EEUU diese la batalla por la familia y no se dejase sucumbir por el aborto y el matrimonio homosexual. Su principal aportación fue mostrar al mundo que no existe una guerra perdida y que el activismo social puede vencer a los lobbies, por grandes que sean.

Pasará a la Historia por echar abajo la enmienda Equal Rights Amendment (ERA), teóricamente creada para prohibir toda discriminación por razón de sexo. Teóricamente, porque en la práctica no era sino un coladero del aborto y del matrimonio homosexual.

Durante la década de los años 70 esta enmienda era para las feministas lo que el ‘matrimonio gay’ para el lobby LGTB en la actualidad, es decir, acoso y derribo hasta conseguir que las administraciones cedieran a sus presiones.

La cruzada de Shlafly parecía una locura puesto que la Cámara de Representantes aprobó esta enmienda con 354 votos a favor y 24 en contra, mientras que en el Senado tuvo 84 votos a favor y 8 en contra. Además, los medios de comunicación e incluso el mundo de la cultura se mostraron entusiastas con esta medida.

Phyllis Schlafly ha sido un referente para el Partido Republicano
Phyllis Schlafly ha sido un referente para el Partido Republicano

Tenía que ir siendo ratificada por los distintos estados y se aprobaría definitivamente a nivel nacional si conseguía ser apoyada por un total de 38 estados en un plazo de siete años.

Cuando ya la habían aprobado 30 de los 38 estados necesarios, Schlafly lanzó la campaña “STOP ERA” y cuando nadie apostaba por ella consiguió revertir la situación. Con un discurso que defendía los valores tradicionales de la familia logró que los estados no aprobaran la enmienda y finalmente los siete años de plazo pasaron con la cifra de 35 estados favorables, a tres de los 38 necesarios.

La polémica enmienda no fue ratificada.

En Estados Unidos todos responsabilizaron a la señora Shlafly como la protagonista que logró frenar al Congreso y al Senado así como a poderosos lobbies. Las feministas nunca se lo perdonaron.

En 2009 Schlafly afirmaba que si no se hubiesen movilizado en los 70 «habríamos tenido el matrimonio entre personas del mismo sexo hace 25 años»

Pero ella lo tenía claro. En una entrevista en Time afirmaba que aquella ‘inocente’ enmienda escondía puntos oscuros detrás: “¿Igualdad significa la igualdad de los individuos, como en el caso de la decimocuarta enmienda, o la igualdad de un grupo? En América no creemos en los derechos de los grupos”.

Y en 2009 explicaba que la campaña que encabezó logró retrasar décadas la implantación del gaymonio: “Habríamos tenido el matrimonio entre personas del mismo sexo hace 25 años”.

Una batalla similar se vive ahora tanto en Europa como en Estados Unidos con organismos internacionales y gobiernos intentando de imponer a base de leyes la ideología de género y el aborto. Pero si esta mujer logró abrir la brecha y destruir estas imposiciones desde abajo se puede volver a hacer.

Phyllis Schlafly mostró el camino pero ahora son otros los que deben coger su testigo.

Poco después de que se conociera la muerte de Schlafly, el candidato presidencial republicano, Donald Trump, envió a la familia sus condolencias a través de un comunicado.

«Era un patriota, una defensora de las mujeres y un símbolo de fuerza», subrayó Trump. Dijo que hace unas semana telefoneó a Schlafly y que la activista «sonaba tan resistente como siempre».

Comentarios

Comentarios

Nacido en Madrid pero natural de Ocaña se licenció en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Sus primeras incursiones periodísticas las hizo en la prensa local y regional, hasta que llegó a la Agencia EFE. Poco después inició una nueva aventura en Libertad Digital, diario en el que aterrizó en 2008 y del que fue redactor jefe y responsable de la información religiosa. Es articulista habitual de Religión en Libertad y ha colaborado en otros medios escritos como Revista Misión o El Medio y audiovisuales como esRadio e IntereconomíaTV.