Fina Santiago durante la Asamble / Foto: El Mundo
Fina Santiago Fina Santiago durante la Asamble / Foto: El Mundo

El pleno del Parlamento balear aprobó el pasado miércoles 13 de julio una polémica ley de igualdad de hombres y mujeres, con un alto grado de consenso. Entre las novedades de esta ley se incluyen como formas de violencia machista el impago voluntario de las pensiones alimenticias así como el concepto de feminicidio, es decir, matar por el hecho de ser mujer.

La consejera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, ha defendido la ley en el pleno afirmando que “la máxima expresión de la violencia machista es el asesinato de las mujeres”. Santiago ha matizado la importancia de la inclusión de las nuevas tipificaciones de “violencia machista”, tal y como recoge El Mundo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La consejera ha respaldado la introducción del concepto de feminicidio en la ley, que se refiere al asesinato de mujeres por su condición femenina, nombrando a las 29 mujeres que han sido asesinadas a manos de hombres desde el 2003 en Baleares.

El impago se considerará violencia machista

La ley contempla el impago voluntario de la pensión de alimentos por parte de padres separados como una forma de violencia machista, ya que implica, supuestamente, un control y maltrato económico sobre la mujer. Las víctimas de este tipo de violencia económica tendrán el mismo derecho a acceder a ayudas y prestaciones que las víctimas de agresiones físicas y psicológicas.

La normativa busca hacer efectiva la igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos, utilizando la ideología de género como base para discriminar a los hombres, impulsando la “paridad” a través de cupos. En la propia Administración establece que la representación de cualquiera de los sexos no debe ser inferior al 40% ni superior al 60%.

Esta ley incluirá puntos en los que se impondrá el adoctrinamiento al obligar en los centros educativos públicos a adoptar prácticas de “coeducación”, con currículos y material de trabajo en favor de la igualdad. También incluye la creación de figuras como el Observatorio de la Igualdad y del defensor de la Igualdad de Mujeres y Hombres.

Para fomentar la igualdad entre hombres y mujeres, la ley establece que se ha de facilitar el acceso de los anticonceptivos a las adolescentes así como la preferencia para abortar en los centros públicos. Incumplir algunos de estos aspectos pueden suponer multas económicas que oscilan entre los 3.000 y los 90.000 euros.

Amplio consenso en la Asamblea balear

Los grupos parlamentarios que han apoyado la ley han sido PSIB, MÉS per Mallorca, MÉS per Menorca y Podemos. Todos ellos han expresado su satisfacción por la aprobación de esta normativa que ”lucha contra el patriarcado” de la sociedad, y han enfatizado en la necesidad de acabar con la “violencia machista”.

La diputada de MÉS per Mallorca, Margalida Capellá, hizo hincapié en la necesidad de seguir luchando contra “una sociedad machista”, y enfatizó que las mujeres, con una mayor formación, ganan un 19% menos que los hombres, abogando así contra la brecha salarial.

La diputada de Podemos, Marta Maicas, considera esta ley “una enmienda histórica” y afirma que hay que continuar en este camino para luchar contra la desigualdad, una lucha que pretende ser “un cambio de paradigma social”.

“Ayudar a la mujer sólo por serlo no ayuda a la igualdad”, ha afirmado Sandra Fernández, del PP balear.

Sandra Fernández, representante del grupo parlamentario popular, ha cuestionado la discriminación positiva, afirmando que “no siempre es la solución”, ya que, en su opinión, “beneficiar a la mujer sólo por serlo no ayuda a la igualdad”.

En esta misma línea ha opinado Olga Ballester, diputada de Ciudadanos, que ha expresado su indignación ante el artículo que determina que, en las convocatorias de ayudas para la investigación, si hay un empate, es la mujer la que debe liderar el proyecto. Ballester ha mostrado su enfado considerando que así no se promueve la paridad.

Comentarios

Comentarios