Este jueves un medio de comunicación me ha preguntado por la ‘ley LGTBI’ de Madrid, que ha vuelto a ponerse de actualidad tras la cesión de Vox que permitirá al PP y a Ciudadanos gobernar en la comunidad autónoma.

Mi respuesta: la ley vulnera derechos y libertades fundamentales, entre ellos el de los padres para decidir la educación que quieren para sus hijos. Sobre todo porque obliga a los centros educativos -públicos, concertados, privados- a impartir contenidos LGTBI desde infantil hasta Bachillerato con la colaboración de activistas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En la práctica, esta ley hace -como ha sucedido en dos institutos de Madrid, uno de San Martín de la Vega y otro de Alcobendas -que un día llegue tu hijo a clase y en lugar de recibir clase de lengua o matemáticas se encuentra con un taller con motivo del ‘Día de la visibilidad lésbica’. A este tipo de actividades obliga la ‘ley mordaza LGTBI’ de Madrid.

Si tiene hijos en edad escolar, le afecta de lleno. Si no los tiene no se preocupe: con sus impuestos está pagando a los grupos LGTBI que adoctrinan a los niños en los centros educativos, por cierto también financiados con su dinero y el mío.

La última palabra en la formación en valores no la tiene ni los políticos ni los funcionarios, sino los padres

Hay muchos otros aspectos preocupantes en la ‘ley mordaza LGTBI’ de Madrid, como el recogido en el artículo 70.4, que prohíbe a los profesionales (bajo amenaza de multa por importe de 45.000 euros) atender en su consulta a personas adultas que libremente quieran modificar su “orientación sexual” o su “identidad de género”.

Tan demencial es la ‘ley mordaza LGTBI’ de la Comunidad de Madrid que ya se ha vuelto contra la propia administración autonómica, que ha resultado condenada judicialmente en dos ocasiones.

La primera sentencia obliga al Gobierno madrileño a devolver, con intereses, el importe de la multa que impuso al colegio Juan Pablo II de Alcorcón. El motivo fue la crítica a la ley de la Comunidad de Madrid realizada por el director del centro en una carta enviada a los padres.

La segunda sentencia también condena a la administración de la Comunidad de Madrid a devolver a HazteOir.org el importe de la multa que le impuso en el año 2017. El motivo fue que esta asociación envió a los centros educativos la publicación ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual’ en la quecriticaba las leyes mordaza LGTBI.

Estos son algunos aspectos de la norma madrileña que mucho me temo nadie va a modificar. El PP no lo hará porque la ley lleva su ADN. Ciudadanos no moverá nunca un dedo si con ello molesta a los grupos LGTBI. Y Vox no formará parte del Gobierno autonómico.

¿Qué vamos a hacer desde HazteOir.org? Lo primero, seguir informando acerca de estasleyes. Lo segundo, exigir que se respete de manera efectiva, real y concreta, el derecho fundamental de los padres a educar a sus hijos según sus valores frente al adoctrinamiento escolar. La última palabra en la formación en valores no la tiene ni los políticos ni los funcionarios, sino los padres. Esa va a ser nuestra lucha en los próximos meses: que sean los padres los que decidan si quieren o no que sus hijos celebren el ‘Día del Orgullo Gay’ en el colegio y reciban o no talleres de visibilidad lésbica. Estoy convencida de que padres de todas las ideologías van a estar de acuerdo con nuestra próxima batalla: ‘libertad’.

Comentarios

Comentarios