El presidente de HazteOir.org, a las puertas de los juzgados de Sant Feliú de Llobregat.
El presidente de HazteOir.org, a las puertas de los juzgados de Sant Feliú de Llobregat.

El 17 de marzo de 2017 se produjeron los primeros episodios de acoso violento al #HOBus, vehículo con el que HazteOir.org ha defendido la libertad de expresión y el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos conforme a sus convicciones frente a las leyes de adoctrinamiento LGTBI.

Este viernes se ha celebrado la vista oral contra la única persona identificada como autora de los actos violentos que, a juicio de HazteOir.org, constituían un acto de coacciones, dado que impidieron mediante la violencia verbal y física a su presidente explicar ante los medios la campaña.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En el Juzgado de Instrucción número 3 de Sant Feliu de Llobregat se han dado cita M.P.P., como persona acusada, e Ignacio Arsuaga, que ha acudido acompañado de su abogado, Javier María Pérez Roldán.

En el desarrollo del interrogatorio a ambas partes, la acusada ha reconocido que increpó a Arsuaga con expresiones como “no pasareis” y que lanzó al menos un huevo al presidente de HazteOir.org.

No reconoció, sin embargo, haber sido la responsable de haber rociado con salsa kétchup a Arsuaga.

El presidente de HazteOir.org ha anunciado que la asociación va a continuar denunciando las normas autonómicas y el proyecto de ley impulsado por Podemos

A la vista del reconocimiento de los hechos, Ignacio Asuaga ha accedido a retirar la querella en el caso de que la persona acusada y confesa, además pidiera disculpas, puesto que su interés sólo era que se reconociera que sufrió coacciones y no busca perjudicar a ninguna persona en concreto.

Y así ha sucedido. Después de que la jueza subrayara que existen grabaciones en las que se aprecia de forma indubitada que la persona acusada era autora de los hechos y le explicara que si pedía perdón la causa quedaría archivada, accedió a disculparse.

Arsuaga ha explicado a la salida del juzgado que con el reconocimiento de la culpa y la petición de perdón “quedamos satisfechos pues sólo pretendíamos defender nuestra libertad de expresión, que se reconociera que fuimos coaccionados al intentar expresar nuestra opinión y no perjudicar a nadie en concreto”.

El presidente de HazteOir.org ha anunciado que la asociación va a continuar denunciando las normas autonómicas y el proyecto de ley impulsado por Podemos en el Congreso de los Diputados que ha calificado de “Ley Modaza LGTBI”.

Y lo hará, como es previsible, con su autobús, dado que hasta la fecha hay al menos dos autos que determinan que los mensajes contenidos en la campaña a través del autobús no incitan al odio en ningún caso, por lo que han sido archivadas dichas actuaciones penales.
Quedan aún pendientes dos procedimientos sancionadores de carácter administrativo incoados por la Comunidad de Madrid y la Generalidad de Cataluña.

¿Dónde están los activistas LGTBI?

Mientras que cerca de una docena de personas de Barcelona y alrededores se han desplazado hasta Sant Feliú de Llobregat para acompañar y apoyar a Ignacio Arsuaga, ha llamado la atención que la persona acusada se haya presentado en el juzgado en absoluta soledad.

Sin asistencia letrada y sin apoyo de ninguna de las asociaciones y partidos que se movilizaron contra el autobús fletado por HazteOir.org y que alentaron las manifestaciones y actos de violencia verbal y física que se reprodujeron en varias ciudades españolas.

También te puede interesar:

Arsuaga, atacado con huevos y kétchup en Barcelona, y la Policía Municipal cruzada de brazos

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".