La Unión Europea y Mercosur tratan de cerrar un acuerdo de libre comercio entre ambas regiones.
La Unión Europea y Mercosur tratan de cerrar un acuerdo de libre comercio entre ambas regiones.

La Unión Europea y el iberoamericano Mercado Común del Sur (Mercosur) están ultimando la firma de un tratado de libre comercio, que lleva años negociándose y que podría ser refrendado antes de que termine el año 2017.

Pese a que el contenido del acuerdo es confidencial, la plataforma CitizenGO ha logrado hacerse con el borrador, y ha puesto en marcha una campaña para denunciar la inclusión de una cláusula de “transversalidad efectiva de género”. 

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Esta condición supone que los 27 países de la Unión Europea pretenden que los miembros del Mercosur asuman los postulados de la ideología de género y los grupos de presión LGBTI.

Una imposición ideológica, que nada tiene que ver con la economía y el comercio. Y que es una injerencia en la soberanía de los países de Mercosur.

Entre otras cuestiones, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay deben asumir conceptos como la llamada orientación sexual o la identidad de género, según la cual el sexo biológico al nacer no tiene por qué coincidir con el llamado “sexo sentido o percibido”.

“No existe base legal ni científica para esta imposición ideológica que roza el neocolonialismo cultural”, sostiene CitizenGO

Además, se da por entendido que el sexo humano no es binario sino que es múltiple e, incluso “fluido” o cambiante.

Esto supone “promover la cultura y el estilo de vida homosexual y transgénero, por supuesto, incluidos los colegios y las universidades”, advierte CitizenGo.

Por eso, haciendo valer la especial relación de España con las naciones hermanas de Hispanoamérica, la plataforma ha lanzado una campaña dirigida a la dirección general para la Unión Europea y a la Secretaría de Estado para Latinoamérica del Ministerio de Exteriores.

En la petición, se explica que “la ideología de género es extraordinariamente polémica y seriamente cuestionada en los países miembros de Mercosur” y que además “no existe base legal ni científica para esta imposición ideológica que roza el neocolonialismo cultural”.

Por todo ello, se pide que se elimine los contenidos relativos a la ideología de género en el borrador de acuerdo entre la UE y Mercosur, en un mensaje que también está dirigido al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker; Caecilia Malstrom, comisaria europea de Comercio; Federica Mogherini, representante de Exterior de la UE; el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk;y Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo.

Mercosur y UE, dos regiones con debilidades

Ern la actualidad, ambas regiones pasan por unos momentos delicados. Por una parte, Mercosur, integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, lidia con la suspensión de Venezuela de todos sus derechos y obligaciones debido a la “ruptura del orden democrático” en el país.

Además, afronta la incorporación de Bolivia, que está en pleno porceso de adhesión al tratado de Asunción, firmado en la capital de paraguay en 1991.

Por su parte, la Unión Europea afronta el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea como resultado del referéndum que sobre la cuestión se celebró el 23 de junio de 2016.

 

También te puede interesar: 

Así se están infiltrando en la ONU los lobbies del aborto y LGTB para imponer su agenda en el mundo

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".