El magistrado del Tribunal Supremo Antonio Salas y feministas que interrumpieron la manifestación de Derecho a Vivir en Madrid
El magistrado del Tribunal Supremo Antonio Salas y feministas que interrumpieron la manifestación de Derecho a Vivir en Madrid

Empezaba el 2017 y los medios de información abrían con la noticia de la primera mujer asesinada a manos de su expareja en Madrid.

Pero el comentario que, sobre las causas de ese tipo de lamentables sucesos, hizo el juez Antonio Salas ha provocado una catarata de tuits.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

A través de su cuenta personal en la red social Twitter, Salas opinaba sobre el trágico asesinato asegurando que la violencia de género se debe entre otras causas a «la maldad innata de ser humano» independientemente de que sea hombre o mujer.

Salas: «Sólo he dado una opinión que responde a una realidad. Me pregunto si debo renunciar a mi libertad de expresión»

Sus opiniones sobre la violencia de género han incendiado las redes sociales y Salas se ha tenido que enfrentar a los ataques continuos de feministas, alegando que su opinión forma parte de su libertad de expresión:»Sólo he dado una opinión que responde a una realidad. Me pregunto si debo renunciar a mi libertad de expresión», apunta.

Del gran debate que se ha formado y que continua abierto, Actuall ha entresacado cinco verdades como puños que ha dicho el juez del Tribunal Supremo a las feministas en particular y a la sociedad en general para entender mejor el origen y las causas de la mal llamada violencia de género.

1. La fuerza física del hombre

Salas asegura que la violencia de género es una manifestación más de la “maldad del ser humano” y defiende la idea de que “si la mujer tuviera la misma física que el hombre (…) no pasaría esto”.

Una observación perogrullesca, ya que el varón suele tener más peso, más masa muscular y más fuerza que la mujer. La prueba es que las competiciones deportivas no son mixtas salvo raras excepciones. Pero las feministas no lo vieron así y replicaron duramente. 

2. No se puede atribuir la violencia a un único patrón

Además de atribuir la violencia del hombre hacia la mujer a la “maldad innata” y a la mayor fuerza física, Salas afirma que le parece “un error crear un patrón único” para explicar este fenómeno.

Lo cierto es que en España solo en 2016, un total de 44 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas. Además, los juzgados españoles recibieron en el tercer trimestre de 2015 –último periodo del que hay estadísticas- un total de 426 denuncias diarias por diferentes manifestaciones de violencia de género.

 El número de denuncias falsas ha crecido en los últimos años

Actuall informaba también del alto número de denuncias falsas que se presentan en los juzgados españoles. Un claro síntoma de que el sistema no funciona. La justicia da la razón a las mujeres, y ellas lo saben.

Como es el caso de Jesús Muñoz es una víctima de la ley de violencia de género. Se ha enfrentado a más de 23 procedimientos judiciales contra su expareja.

3. La violencia no es un problema educacional

Una de las participantes en el debate que se ha iniciado en la red social es la delegada de la Mujer de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Teresa Franco, que ha respondido al juez del Tribunal Supremo asegurando que los asesinos no lo son por ser “malos (biológicos)”, sino “porque aprendieron que las mujeres son suyas”.

El magistrado Salas ha contestado: “O sea que se pega y se mata por un problema educacional, no porque se sea intrínsecamente malo. No lo creo así”. “¿Es que los maltratadores no tuvieron la misma educación que quienes no lo somos?”, insiste en un mensaje posterior.

4. La violencia se debe penar con igualdad 

También ha participado en la discusión la fiscal Inés Herreros, miembro de la Unión Progresista de Fiscales, que ha recordado al magistrado el retraso de la entrada en vigor de la Ley de Violencia de Género, cuyo preámbulo dice que “se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el mero hecho de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”.

Sin embargo, el magistrado defiende una justicia para todos; por lo que en caso de que la mujer sea la maltratadora, debería ser castigada con la misma pena que se castiga al hombre maltratador.

Salas: «La ley debería ser justa tanto para mujeres como para hombres maltratados»

De hecho, Salas fue juez de instrucción lo bastante tiempo como para conocer casos concretos en los que la mujer era la «más fuerte de la relación» y maltrataba por ello a su pareja.

Aunque en menor número, también hay varones asesinados por mujeres. Pero este aspecto está silenciado en las estadísticas del Gobierno. Quizá porque es políticamente incorrecto y porque deja en evidencia el carácter injusto e ineficaz de la Ley de Violencia de Género. Como ya contaba Actuall, el Gobierno no publica el número de asesinatos de hombres, puesto que no lo consideran ‘violencia de genero’.

Una realidad que el juez no considera justa, puesto que la igualdad debería defenderse tanto para hombres como para mujeres maltratadas.

5. Violencia entre homosexuales

Además el magistrado del Tribunal Supremo ha asegurado que la violencia también ocurre entre homosexuales, «lo que ocurre es que no se estudia».

Es que no hay maltrato en parejas homosexuales? Lo hay y mucho. Lo que ocurre es que no se estudia. https://t.co/6zeYcvDOKH

Tanto han suscitado sus declaraciones en Twitter que el magistrado ha acudido al programa de La Sexta ‘Más vale tarde’ para explicar sus razonamientos con respecto a la violencia entre parejas heterosexuales y homosexuales.

«En casos de parejas de dos mujeres o dos hombres también existen problemas de convivencia, insultos, maltratos… ¿Ahí hay machismo también?», se pregunta.

«Respeto por igual a mujeres y a hombres»

Eso sí, el juez Antonio Salas lanzaba otro tuit manifestando su respeto hacía los hombres y las mujeres, por igual.

Lo cual no está reñido con que pueda opinar libremente sobre las causas de que los varones maten a mujeres.

También te puede interesar

Comentarios

Comentarios