Leonor Tamayo, presidenta de laplataforma Women of The World.
Leonor Tamayo, presidenta de laplataforma Women of The World.

Leonor Tamayo está casada, es madre de 10 hijos, ‘gerente’ de su familia y presidente de la plataforma Women of The World, una iniciativa internacional que propugna una defensa del enfoque femenino de las relaciones humanas, sociales, políticas muy alejado del feminismo ‘oficial’, por su carácter esencial de complementariedad con el varón, al que no se ve como enemigo, sino como compañero y aliado.

Con motivo del día contra la violencia sobre la mujer que se celebra cada 25 de noviembre, Women of The World reclama una mirada diferente a la cuestión, subrayando un tipo de violencia que es a menudo diluida, cuando no ignorada o escondida: el acoso a la mujer por razón de la maternidad.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Así, Women of The World defiende a través de su Manifiesto ante el Acoso a la Maternidad que ésta y, por extensión, la familia, están infravaloradas en el mundo laboral cuando, en realidad, «permite desarrollar unas capacidades humanas que son un plus en el desarrollo personal y el desempeño de la carrera profesional, más allá del perjuicio temporal que pueda suponer una baja de maternidad».

Según el Informe ‘El Mobbing Maternal‘ elaborado por Women of The World, el 63% de las mujeres españolas han sufrido discriminación por causa de su capacidad reproductiva. También son muchas, denuncian, las que se ven desplazadas de diferentes ámbitos cuando eligen dedicarse en exclusiva a la familia.

¿Por qué poner el foco sobre el hecho de la maternidad como factor de discriminación?

Tal y como dice el primer punto del manifiesto, y como llevamos diciendo varios años, la mujer, hoy, en occidente, no está discriminada por ser mujer sino por el hecho de ser, o poder ser, madre.  

De hecho, una vez que se pasa la edad fértil, los hijos crecen, etcétera, la mujer no recibe ningún tipo de trato discriminatorio en el trabajo porque ya no hay “embarazos ni virus que temer”.

«La mujer que se queda en casa para dedicarse a su familia Está condenada irremediablemente a la muerte social»

¿Consideran que el acoso a la maternidad tiene que ver con la supuesta estructura heteropatriarcal que es señalada de forma constante por las posiciones políticamente correctas?

La maternidad está mal vista hoy, es un lastre para el pleno desarrollo de la mujer y la somete al hombre. Son los postulados del feminismo; así la dedicación a la familia, el poner al marido y los hijos por encima del éxito profesional en la escala de valores… son cosas que el feminismo hegemónico no soporta.

Los adalides de la ideología de género han puesto en su punto de mira a la mujer como madre y piedra angular de la familia porque saben que es la vía más fácil y rápida de acabar con la familia tradicional que sostiene a la sociedad entera.

El ataque a la maternidad no viene de ningún heteropatriarcado sino todo lo contrario, viene del feminismo radical, ¡le sacan de quicio los hijos! y más aún las familias numerosas. Por cierto, es muy frecuente que los mayores acosadores en el entorno laboral sean mujeres.

¿Consideran que la mujer que decide trabajar en casa para su familia es la más discriminada de todas? 

La mujer que se queda en casa para dedicarse a su familia está directamente excluida del panorama social. Está condenada irremediablemente a la muerte social. No cuenta para nada, «no da para más, la pobre», es «un cero a la izquierda» o «ha tirado su vida por la ventana con el futuro tan brillante que tenía por delante»… Eso dicen. Y puedo asegurar que todo eso acaba pesando. Acaba por convencerte de una manera u otra. Te da como vergüenza decir que “no trabajo fuera de casa” porque parece que a fin de cuentas, no haces nada porque quizá no eres capaz de hacer «nada más». ¿Nada más?

Horarios, suministros, resolución de conflictos, creatividad, fomento del trabajo en equipo, consecución de objetivos, optimización del tiempo… Si se considerara a estas mujeres como a directoras ejecutivas de una PYME otro gallo cantaría.

«es muy corriente que las madres renuncien a altos cargos o ascensos para evitar tener que renunciar a más tiempo con su familia. Y, lógicamente, eso repercute en el salario»

Probablemente quienes nos quedamos en casa no recibimos los ataques directos que tantas mujeres han sufrido en el trabajo, aunque también los hay. Pero estás sometida al desprecio social permanente, unas veces más descarado y otras menos. Y acaba dejándote una herida.

¿Tienen alguna relación el acoso hacia la maternidad con la brecha salarial que denuncian las feministas radicales? 

Son dos cosas diferentes, más allá de los posibles casos aislados que pueda haber. La brecha salarial de deduce de contabilizar sueldos generales sin tener en cuenta las reducciones de jornada libremente solicitadas y las diferencias en los puestos de trabajo.

Las mujeres trabajan, en líneas generales, menos horas que los hombres porque han elegido libremente reducir el horario para poder llegar a recoger a los niños al cole y estar en casa con ellos por la tarde. Y también suelen tener puestos de menor responsabilidad porque exigen menos dedicación, menos viajes, menos quedarse hasta las tantas en la oficina… y es muy corriente que las madres renuncien a altos cargos o ascensos para evitar tener que renunciar a más tiempo con su familia. Y, lógicamente, eso repercute en el salario.

Pero es una decisión propia, no impuesta por nadie. Por eso, la brecha salarial que pueda existir, no es fruto de una discriminación ni de una injusticia, sino de una elección personal.

¿En qué puede mejorar la creación de un registro de personas con dedicación exclusiva a la familia a la situación de las mujeres? 

Ese registro tiene un objetivo fundamental que es el reconocimiento social de la labor que se realiza en casa como aportación social indiscutible y de un valor inmenso. Se trata de que las “mujeres invisibles” dejen de serlo y se incluya esa labor como parte del sistema social y político.

La propuesta es del Parlamento Europeo y responde a la necesidad de que las personas que han renunciado a su vida laboral para dedicarse a su familia, hijos y personas dependientes, reciban una prestación subsidiaria del estado cuando, por enfermedad o vejez, necesiten una ayuda extra para poder desempeñar el trabajo que realizaban.

Es una respuesta justa y de reconocimiento a una vida dedicada a construir una sociedad fuerte.

Comentarios

Comentarios