Iconografía usada para los cuartos de baño de 'género neutro'.
Iconografía usada para los cuartos de baño de 'género neutro'.

Los colegios de Castilla y León tendrán a la vuelta de vacaciones baños mixtos, después de que la Consejería de Educación anunciase el paso mes de junio que obligaría a niños y adolescentes a compartir instalaciones con personas de otro sexo. Además, se garantizará el uso de la indumentaria con la que el escolar desee en función de su “identidad sexual”.

El presente protocolo estará en fase experimental en los centros hasta enero de 2019. A partir de ese momento, su implantación será definitiva y de obligado cumplimiento en los centros educativos. En definitiva, se pondrá en marcha el ‘Protocolo de atención educativa y acompañamiento al alumnado en situación de transexualidad y alumnado con expresión de género no normativa’ diseñado por la Consejería de Educación.

Los ciudadanos se movilizaron contra los baños mixtos

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Tras saltar esta noticia en el mes de junio, la asociación HazteOir.org puso en marchauna campaña para impedir que el Gobierno de Castilla y León impusieralos baños mixtos en los colegios públicos y concertados de la comunidad. En concreto, la petición ciudadana, que se difundió a través de Internet, se dirigía al consejero de Educación, Fernando Rey.

Fernando Rey, consejero de Educación de la Junta de Castilla y León /JCYL
Fernando Rey, consejero de Educación de la Junta de Castilla y León /JCYL

Así, los ciudadanos que se dirigieron al consejero de Educación le decían por escrito: “La idea de implantar vestuarios y baños mixtos en los colegios públicos y concertados a partir del curso que viene supone una injerencia ideológica en el modelo educativo de los menores para la que, como poco, debería haber consultado la opinión de los padres”.

Sin contar con los padres

En este sentido, desde HazteOir.org aseguraron que el Gobierno del PP en Castilla y León parecía “empeñado en competir en ‘progresismo’ y derechos LGTBI con socialistas y podemitas”, puesto que “es una medida polémica que obliga a alumnos de todas las edades a compartir su intimidad en baños y vestuarios con personas de otro sexo. El impacto de esta medida en los niños es mayor y de más profundo calado del que se reconoce por parte de su administración, que se limita a enunciar su compromiso con la no discriminación de los niños transexuales”.

E insistían: “Lo cierto es que la Consejería de Educación ignora a los padres en un tema tan sensible como este. Y no solo eso. Es que, además, ni siquiera ha querido esperar a que la ley de diversidad sexual, que comenzará a debatirse el próximo miércoles, sea aprobada o rechazada”.

Comentarios

Comentarios