La ministra para la juventud y asuntos de familia húngara, Katalin Novák ha revelado que debido a la política de apoyo del gobierno a las familias, el número de bodas ha crecido un 42 por ciento y la tasa de fecundidad ha aumentado un 21 por ciento en Hungría desde 2010.

Novák ha dicho que una conferencia internacional de periodistas cristianos en Budapest que es un logro increíble, considerando el hecho que el número de bodas había caído un 23 por ciento entre 2002 y 2010, «gracias a las políticas anti-familia del anterior gobierno de izquierdas».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La ministra ha incidido en que el número de abortos, aunque sigue alto, se ha reducido a mínimos históricos. Aunque la tendencia a la sobrepoblación en la mayoría de países del mundo «ha caído» desde ese punto de vista, añade Novák, argumentando que la tasa de fertilidad en el continente es insuficiente para alcanzar el nivel de reemplazo. «La población de Europa ha crecido en términos absolutos, pero solo debido a la inmigración», ha apuntado la ministra.

El Gobierno Húngaro respondió al problema del descenso demográfico con una política de apoyo a las familias, ha dicho Novál, que añadió que esta política introducirá más medidas de apoyo a las familias cada año, sin descartar las existentes. Como resultado de esto, Hungría gasta ya más de 5 por ciento de su PIB en planes de apoyo familiar, el doble que la media de la OCDE y 2,5 veces más que en 2010.

La directora de Campañas de la plataforma ciudadana CitizenGO en Hungría, Ezster Zaymus, ha comentado las declaraciones «Sin duda es muy positivo para Hungría que la cifra de matrimonios y de nacimientos mejore. Desearíamos que otros países en Europa, que lo necesita mucho, nos siguieran, pero en general estoy contenta de que la tendencia demográfica negativa se esté revirtiendo en mi país».

Comentarios

Comentarios

Miguel Vinuesa (1983, Madrid) es licenciado en Periodismo por la Universidad San Pablo-CEU de Madrid, y cursó el Máster de traducción de la Universidad de Ginebra (Suiza). Fue responsable de comunicación interna en una empresa relacionada con el mundo financiero y anteriormente ha sido parte de los gabinetes de prensa de Telefónica, la Conferencia Episcopal o la propia Universidad San Pablo-CEU. Actualmente es redactor en la Fundación CitizenGO.