Los actores Eba Rubio y David Sigüenza darán el pregón del Orgullo LGTBI en Sevilla como Santa Justa y Santa Rufina.
Los actores Eba Rubio y David Sigüenza darán el pregón del Orgullo LGTBI en Sevilla como Santa Justa y Santa Rufina.

Los actores David Sigüenza y Eba (sic) Rubio han anunciado que se disfrazarán de Santa Justa y Santa Rufina, patronas de Sevilla, para realizar el pregón de los actos del Orgullo LGTBI en la ciudad del Guadalquivir, según ha informado Sevilla Magazine en exclusiva.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Al parecer, se trata de una mera estrategia publicitaria, dado que ambos intérpretes se encuentran realizando una obra en la que dasn vida a las dos santas patronas de Sevilla martirizadas en tiempos del Imperio Romano por no renegar de su fe. En la ceremonia de entrega de los Premios Goya de la Academia del Cine Español, ambos actores también lucieron estas vestimentas.

Santa justa y Santa Rufina fueron dos hermanas nacidas en la romana Híspalis (hoy Sevilla) en la segunda mitad del siglo III. Sus padres eran cristianos clandestinos y ellas dedicaban su tiemp a ayudar a los desfavorecidos y difundir el Evangelio.

Dado que las hermanas se negaron a colaborar con un donativo para las fiestas en honor a Venus por coherencia con su fe, fueron encarceladas y conminadas a la abjuración de su credo so pena de tortura.

Como siguieron manteniendo su fe tras ser sometidas al potro y los garfios de hierro, fueron recluidas sin éxito. El prefecto de Sevilla, Diogeniano, decidió entonces obligarlas a caminar descalzas hasta Sierra Morena. Logrado el objetivo sin desfallecer, fueron condenadas a cárcel perpetua hasta la muerte.

La primera en morir fue Justa, que  fue arrojada a un pozo. El gobernador decidió que Rufina pereciera entre las fauces de un león en el anfiteatro, a la vista de todos, pero el felino, al acercarse, comenzó a lamerle las heridas. Diogeniano mandó degollar y quemar a Rufina.

 

Comentarios

Comentarios