Pedro Mejías, Leonor Tamayo, Amelia Bueno y Teresa García Noblejas. /Actuall
Pedro Mejías, Leonor Tamayo, Amelia Bueno y Teresa García Noblejas. /Actuall

El Hotel Puertobahía fue el magnífico lugar de las costas del Puerto de Santa María, en Cádiz, que acogió la mesa redonda que organizó HazteOir.org en esa población  titulada «¿La familia natural en crisis?». Pese a la presión casi dictatorial, según palabras de alguno de los empleados del hotel, por parte de algunos políticos como la concejal comunista del Puerto Matilde Roselló, el hotel no cedió y acogió el acto previsto.

Una mesa redonda en la que participaron Leonor Tamayo, presidente de Profesionales por la Ética, Amelia Bueno, especialista en Psicología Legal, Forense y Derecho Matrimonial Canónico y Teresa García-Noblejas, subdirectora de Comunicación de HazteOir.org, para hablar sobre si la familia natural está en crisis.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Poco antes del inicio del acto, unos 60 miembros de diferentes grupos feministas, de asociaciones LGTBI, de círculos cercanos a Podemos o miembros de grupos de extrema izquierda como Acción Antifascista permanecieron a las puertas del hotel convocados a través de las redes sociales.

Grupos de feministas y asociaciones LGTBI se concentraron en El Puerto de Santa María contra un acto organizado por HazteOir.org /JMP
Grupos de feministas y asociaciones LGTBI se concentraron en El Puerto de Santa María contra un acto organizado por HazteOir.org /JMP

Personas que venían de localidades cercanas al Puerto de Santa María como San Fernando, Cádiz o Jerez se arremolinaron en la calle ataviadas con banderas LGTBI, silbatos y megáfonos para tratar de boicotear el acto, pero la presencia de la Policía permitió que quienes querían acudir al acto accedieran a él. Dentro de la sala no se oía ninguna de las protestas.

“Hazte Oír, háztelo mirar”, “menos rosarios y más bolas chinas”, “HazteOir, fuera de aquí” o “hay niñas con pene y niños con vulva” fueron algunos de los lemas que corearon los activistas de los grupos LGTBI, acusando a HazteOir.org de fascista, homófoba y pidiendo su supresión. Sin embargo, las mismas personas que gritaban esto afirmaban ser defensoras de todas las ideas y tolerantes, aunque a su vez pedían la supresión de HazteOir por «incitar al odio».

«La ideología de género quiere arrebatar a los padres el derecho a que los hijos sean educados según sus propios valores»

Sin embargo, quien asistiera a la mesa redonda, se podía dar cuenta de que lo único que se hizo fue defender la importancia de la familia y el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer –por lo tanto las uniones entre personas del mismo sexo no serían una familia o un matrimonio, sino otro modelo de convivencia no equiparable-, y prevenir contra la ideología de género que quiere quitar a los padres el derecho a que sus hijos sean educados según sus propios valores en especial en materia de especial sensibilidad como la educación afectivo sexual.

Amelia Bueno recordó que la institución familiar “es la más antigua de la sociedad” y denunció que “la falta de identidad [de la familia natural] nos está llevando a su debilidad”. Por ello demandó mayor protección para la familia por parte de la sociedad y del Estado, tal y como reconoce la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por su parte, Leonor Tamayo hizo un repaso por las diferentes facetas de la mujer desde su experiencia de ser esposa y madre de familia numerosa hasta ciudadana activa. Aunque para ella, “la clave de la felicidad como mujer, como esposa y madre es darse a los demás sin pensar en uno mismo. Y si tengo que dar algunas palabras claves serían: servicio, humildad, perdón. Unos valores que hoy se rechazan de plano porque se entienden como servilismo, humillación y sometimiento y no tienen nada que ver. De ahí las crisis, la soledad y la frustración”.

Finalmente, Teresa García-Noblejas denunció la ideología de género como un “ataque frontal a la familia”. La representante de HazteOir.org, explicó cómo los ideólogos y partidos de izquierda están tratando de que quiten la declaración de utilidad pública de la organización por denunciar “las leyes de adoctrinamiento sexual que, en comunidades autónomas como Andalucía, amparan que los activistas LGTBI realicen talleres y den charlas a los niños en el colegio sin conocimiento ni autorización de los padres”.

Tras la mesa redonda hubo un turno de preguntas en el que tomó la palabra una mujer homosexual, circunstancia que sirvió para facilitar un diálogo provechoso, alejado de los prejuicios ideológicos que mostraban los miembros de grupos LGTBI que estaban fuera del hotel tildando de homófobo o fascista a cualquiera que no piense como ellos y se atreva a expresarlo públicamente.

Comentarios

Comentarios