Más de 100.00 personas han reclamado a l presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA) Gianni Infantino que no politice los partidos de futboly elimine los símbolos multicolores que identifican a la ideología LGTBI que serán obligatorios.

La campaña, lanzada por la organización LetAllPlay.org ha sido realizada a través de la plataforma Internacional CitizenGO y se ha extendido a lo largo de seis meses, motivada por las directrices que algunas federaciones de fútbol estaban imponiendo a los jugadores para los partidos internacionales.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La presentación de las firmas coincide con la puesta en marcha en la primera división del fútbol inglés de la semana de promoción LGTBI, llamada «semana de los cordones arcoíris» en la que la enseña multicolor del movimiento LGTBI se coloca en los cordones de las botas de los jugadores y los árbitros, los brazaletes que identifican a los capitanes, los banderines que delimitan las esquinas del campo, los tablones donde se anuncian los cambios de jugador o los banderines que se intercambian los capitanes en el saludo inicial.

«Para ser auténticamente acogedor para todos, el fútbol debe ir de fútbol, no ​​sobre controversias que dividen», responde Jennifer Bryson, fundadora de Let All Play.

Bryson afirma que «el arcoíris no pertenece a la equipación del jugador o del campo de fútbol. El arcoíris representa una imagen política para algunos, una violación de la realidad biológica para otros y una imagen religiosa para otros. Por lo tanto, el uso del arcoíris LGBTI en la semana de los cordones arcoíris viola las Leyes del Juego de Fútbol: «El equipo no debe tener ningún lema, declaración o imagen política, religiosa o personal» (Ley 04.5).

La campaña de CitizenGO explica cómo los jugadores que se han negado a usar el arcoíris porque no están de acuerdo han sido «acosados y ahora corren el riesgo de estar en desventaja en sus carreras deportivas».

«La FIFA y el IFAB [la asociación internacional conformada por las cuatro asociaciones de fútbol del Reino Unido y la FIFA] tienen la responsabilidad de garantizar que los jugadores sean juzgados por sus habilidades futbolísticas, no por sus opiniones políticas o religiosas. No debería exigirse a nadie que use un símbolo político con el que no estén de acuerdo», se afirma en la campaña de CitizenGO y LetAllPlay.org.

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios