Catherine Deneuve, Brigitte Bardot, Donald Trump, Michael Haneke y Jordan B Peterson
Catherine Deneuve, Brigitte Bardot, Donald Trump, Michael Haneke y Jordan B Peterson

Desde que Rose McGowan desencadenó el movimiento #MeToo tras denunciar los acosos sexuales del productor Harvey Weinstein, cada día más mujeres han alzado su voz para protestar por los abusos que han sufrido a manos de distintos hombres en su profesión.

Pero esa oleada de denuncias ha provocado que sean las redes sociales y los medios de comunicación los que ejerzan de juez y verdugo sin ningún tipo de juicio previo. Además, se tratan casi de la misma manera las quejas por acoso (tocamientos) por sexo consentido y las violaciones, sin que tengan nada que ver.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Estos hechos provocaron que algún valiente lanzase alguna crítica al movimiento, pero poco le duró el atrevimiento ante la oleada de quejas y protestas por sus palabras. El caso más mediático fue el del actor Matt Damon, que quiso distinguir entre violar y tocar el culo.

Pero con el tiempo cada día más voces se han alzado contra esta “caza de brujas”, como muchos la denominan, que no deja títere con cabeza. Hombres y mujeres piden pisar el freno y abrir el debate antes de seguir con la guillotina en la plaza pública.

Sus voces ahora sí parecen ser oídas, pero más que un consenso lo que se vislumbra es una batalla. Desde Actuall repasamos quienes son los últimos en sumarse al bando contrario del MeToo mientras la polémica se engorda cada día:

Donald Trump: “Hay denuncias ciertas y falsas”

El presidente de EEUU ha sido el último en involucrarse en esta batalla pero no lo ha hecho por un tema personal, como cabría esperarse, sino por defender a uno de sus asesores: Rob Porter.

“No hay recuperación para alguien que haya sido falsamente acusado. La vida y la carrera se han terminado.”

El señor Porter ha sido acusado por sus dos exmujeres de maltrato, y aunque niega las acusaciones acabó por dimitir el miércoles pasado. Sin embargo, Trump no dudó en defenderle vía Twitter al escribir que “las vidas de la gente están siendo destruidas por una mera acusación. Algunas son ciertas y otras falsas. Algunas son viejas y otras nuevas. No hay recuperación para alguien que haya sido falsamente acusado. La vida y la carrera se han terminado. ¿Ya no hay tal cosa como el debido proceso?”

Brigitte Bardot: “La mayoría de las denuncias de actrices son ridículas”

Brigitte Bardot, en una imagen de 1962 / Wikimedia
Brigitte Bardot, en una imagen de 1962 / Wikimedia

Brigitte Bardot, icono del cine durante los años 50, mostró su desacuerdo con las denuncias por abusos sexuales en Hollywood en una entrevista para la revista francesa Paris Match.

La retirada actriz y cantante las calificó como “hipócritas y ridículas”: “Hay muchas actrices que van provocando a los productores para conseguir un papel. Después, para que se hable de ellas, dicen que sufrieron acoso… En realidad, más que beneficiarles, esto les perjudica”

E insistió en que “nunca he sido víctima de acoso sexual, y para mí era agradable que me dijeran que era muy guapa o que tenía un buen culo. Este tipo de cumplidos son agradables”.

Como no, sus palabras le valieron la reprimenda de muchas compañeras -aunque también el apoyo de otras- por lo que poco después matizó que sus comentarios eran “respecto a las actrices, y no a las mujeres en general. Se trata, en la gran mayoría de los casos, de (denuncias) ridículas, hipócritas, sin interés. Ocupan el lugar de temas importantes que podrían ser discutidos”

Michael Haneke: “Es una cacería de brujas”

Michael Haneke
Michael Haneke

El doble ganador de la Palma de Cannes con ‘La cinta blanca’ y ‘Amor’ ha mostrado públicamente su malestar en una entrevista en la que resalta su preocupación por “este nuevo puritanismo, impregnado de odio hacia los hombres, que nos llega en la estela del movimiento #MeToo”.

“Desde luego, cualquier forma de violación o abuso sexual debe ser sancionada. Pero esta histeria y las condenas sin proceso a las que asistimos hoy me parecen repugnantes”, continúa.

“Cada aluvión de críticas que generan estas revelaciones, incluso en los foros Internet de diarios serios, envenena el clima en el seno de la sociedad”, sostiene el premiado director, que considera que este ambiente de “caza de brujas hace cada vez más difícil un debate sobre este tema tan importante”.

Catherine Deneuve: “El ligue insistente no es delito”

Catherine Deneuve, durante una conferencia de prensa en Berlín en el 2011/EFE.

La actriz francesa firmó junto con otras 100 mujeres un manifiesto en el diario galo Le Monde contrario a este movimiento feminista y que se resumía así: “La violación es un crimen. Pero el ligue insistente o desafortunado no es un delito, ni la galantería es una agresión machista”

Para estas mujeres, incluida Deneuve, “tras el escándalo Weinstein, se ha producido una legítima toma de conciencia de las violencias sexuales consumadas contra las mujeres, en un marco profesional, cuando algunos hombres abusan de su poder. Se trataba de una toma de conciencia muy necesaria”.

“Defendemos la libertad de importunar, indispensable a la libertad sexual. Estamos suficientemente advertidas para admitir que la pulsión sexual es ofensiva y salvaje por naturaleza”

Pero añade: “Esa liberación de la palabra se ha convertido en algo muy contrario, ya que a través de la prensa y las redes sociales se ha puesto en marcha una campaña de delaciones y acusaciones públicas, sin que se deje a los acusados la posibilidad de responder, puestos en el mismo plan que agresores sexuales convictos y confesos”.

“En tanto que mujeres no nos reconocemos en ese feminismo que, más allá de los abusos de poder, toma el rostro del odio contra los hombres y la sexualidad,” concluye el manifiesto. “Pensamos que la libertad de decir no a una proposición sexual corre pareja a la libertad de importunar, sin encerrarse en el papel de víctimas [ .. ] Defendemos la libertad de importunar, indispensable a la libertad sexual. Estamos suficientemente advertidas para admitir que la pulsión sexual es ofensiva y salvaje por naturaleza. Pero no confundimos el ligue desagradable o desafortunado con la agresión sexual”.

Jordan B. Peterson: “Algunas mujeres no saben decir que no”

Jordan B. Peterson, profesor de Psicología de la Universidad de Toronto
Jordan B. Peterson, profesor de Psicología de la Universidad de Toronto. (Fotografía: página web del señor Peterson, JordanBPeterson.com)

Se ha convertido en el hombre de moda de lo políticamente incorrecto y sus palabras copan los medios en plana gira por su último libro. Este profesor universitario canadiense tiene un mensaje muy potente que compran cada día más jóvenes.

Este lunes se publicó una entrevista en El Mundo en la que hacía referencia, precisamente, al movimiento MeToo, del que comentaba:

“Actrices vestidas de riguroso negro… Eso sí, de forma sexualmente provocadora… Hollywood, quejándose de manipulación sexual… ¡Hollywood, que se erigió literalmente sobre la manipulación sexual! Parece una broma” señala Peterson.

“Pero vamos a hablar en serio. Existe un fenómeno que he visto en mi consulta… A ver, esto podría causarme un problema… Algunas mujeres no saben decir que no. Son mujeres vulnerables o dañadas, que se exponen una y otra vez. Tienen relaciones anómalas, no sólo con los hombres. Una mujer está en casa. Llega el repartidor. Es amable y simpático. Y acaba teniendo con él una relación sexual que no supo cómo evitar y de la que al minuto se arrepiente gravemente. No es culpa suya. Ni del repartidor. Ni de nadie. Es un fenómeno más frecuente de lo que parece y en las universidades se agrava por el consumo de alcohol”.

Angela Lansbury: “A veces debemos aceptar nuestra culpa”

La actriz Ángela Lansbury fue reconocida con un Oscar honorífico en 2013.
La actriz Ángela Lansbury fue reconocida con un Oscar honorífico en 2013.

La popular actriz protagonista de la serie ‘Se ha escrito un crimen’ realizó unos comentarios muy polémicos en los inicios del #MeToo sobre que “tenemos que aceptar el hecho de que las mujeres, desde tiempos inmemoriales, han intentado hacerse más atractivas”.

Esta circunstancia, a su juicio, ha provocado que “desafortunadamente esto se ha vuelto en nuestra contra, y aquí es donde estamos hoy. Algunas veces debemos aceptar la culpa”.

Es decir, para Lansbury “las mujeres algunas veces deben asumir la culpa del acoso sexual”. Su opinión rápidamente la convirtió en carne de cañón de aquellos que apoyan este levantamiento feminista aunque la propia actriz intentó matizar que la búsqueda de la belleza “no es ninguna excusa para un comportamiento inapropiado”. 

Javier Marías: “¿Las mujeres son siempre víctimas y nunca mienten?”

Javier Marías
Javier Marías

El escritor español ha sido uno de los últimos en pronunciarse sobre este fenómeno y lo hizo en las páginas de El País Semanal este domingo. Sobre el movimiento #MeToo y otros escribió que “han establecido dos pseudoverdades: a) que las mujeres son siempre víctimas; b) que las mujeres nunca mienten”.

La presunción de inocencia es una virtud de las democracias, mientras que su ausencia es vicio de dictaduras

Por lo tanto, según Marías, “en función de la segunda, cualquier varón acusado es considerado automáticamente culpable. Esta es la mayor perversión imaginable de la justicia, la que llevaron a cabo la Inquisición y los totalitarismos, el franquismo y el nazismo y el stalinismo y el maoísmo y tantos otros. En vez de ser el denunciante quien debía demostrar la culpa del denunciado, era éste quien debía probar su inocencia, lo cual es imposible”.

La mayor preocupación del escritor es el juicio popular que se ha montado en torno a los acusados, puesto que la presunción de inocencia es una virtud de las democracias, mientras que su ausencia es vicio de dictaduras como él mismo señala.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.