A través de su cuenta de Facebook, Sarah Leen, fotógrafa y editora de la revista National Geographic, ha mostrado la portada de enero 2017. El título no puede ser más elocuente:  “La revolución de género” y quien posa en la foto es el nino transgénero Avery Jackson.

Resulta muy significativo que titule así su portada una de las revistas de ciencia divulgativa (y de historia, arqueología y viajes) más importantes y conocidas del mundo. Con 3’5 millones de suscripores en EEUU y otros 3 millones en el resto del mundo, National  Geographic, fundada a principios del siglo XX,  se edita en una veintena de idiomas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Ahora se hace eco de la historia del nino transgénero, dándole la portada, Jackson es activista de la comunidad LGBTI desde hace dos años y ha utilizado el canal de Youtube de su madre para contarle al mundo que se ha cambiado de sexo. Según su progenitora fue con cuatro años cuando le comunicó su cambio de sexo.

Avery Jackson
Avery Jackson

El vídeo ha causado una fuerte controversia y como confirma Susan Goldberg, directora de la revista, son muchas las personas que han decidido cancelar su suscripción a National Geographic antes incluso de que sea publicada.

Susan Goldberg ha tenido que dar explicaciones a través de un editorial en la web.

“La etiqueta más duradera y posiblemente la más influyente que le pueden colocar al ser humano es la primera que muchos de nosotros obtuvimos: “¡Es un nino!” o “¡Es una niña!”, afirma la director de la revista

Para el equipo directivo el caso de Avery Jackson “ha resumido el concepto de ‘Revolución de Género'” y va más allá explicando que “al igual que Avery, todos llevamos etiquetas que otros nos ha colocado. Las etiquetas  “generoso”, “divertido”, “inteligente”  se usan con orgullo, pero hay otras que pueden ser cargas de por vida. Son acusaciones y tratamos de superarlas desesperadamente”, dice.

“La etiqueta más duradera, y posiblemente la más influyente que le pueden colocar al ser humano es la primera que muchos de nosotros obtuvimos: “¡Es un nino!” o “¡Es una niña!”, afirma Goldberg.

“Aunque Sigmund Freud usó la palabra “anatomía” en su famoso axioma, en esencia él quería decir que el género es el destino”, concluye interpretando a su manera al padre del psicoanálisis.

Por último, explica que “hoy en día esa y otras creencias sobre el género están cambiando rápida y radicalmente. Por eso vamos a explorar el tema este mes, examinándolo a través de los ojos de la ciencia, los sistemas sociales y las civilizaciones a lo largo de la historia”, confirma en relación con el rumbo que tomará la publicación en los próximos meses.

Para National Geographic los cromosomas no determinan el sexo

“Muchos de nosotros aprendimos en la asignatura de biología en el colegio que los cromosomas sexuales determinan el sexo de un bebé: XX significa que es una niña; XY significa que es un nino. Pero en ocasiones, XX y XY no cuentan la historia al completo”, afirma Goldberg desafiando a la ciencia.

La portada de la revista que saldrá a la venta en Estados Unidos desde el 27 de diciembre fue compartida en Twitter por Debi Jackson, la madre de Avery, quien se define como “activista de los derechos de los transgénero, oradora pública, entrenadora, luchadora contra la enfermedad de Lyme (enfermedad infecciosa transmitida por una garrapata), fanática de Ricky Martin (con el que sale en la foto de perfil de sus redes sociales) y eterna optimista”.

 

La Ideología de Género va ganando adeptos, incluso en una revista supuestamente seria y, por otro lado, muy popular, por la calidad de sus fotos, como es National Geographic.

Parece que la publicación va a apostar fuerte por la teoría ‘Gender’. La cobertura no se limitará a las páginas de la revista, ya que en febrero se presentará un documental titulado Gender Revolution, que relatará más historias en las que el género será el hilo conductor.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Salmantina de nacimiento y madrileña de adopción pero con multitud de vivencias repartidas entre todos los lugares que he tenido la suerte de conocer. Cuento la historia mientras voy escribiendo la mía propia. Aprendí en la Agencia EFE, conocí la cultura oriental terminando la carrera en China y he descubierto que el mundo no tiene fronteras trabajando para la Misión Permanente de España ante las Naciones Unidas, en Nueva York. Estudié Periodismo y Administración y Dirección de Empresas y creo firmemente que detrás de cada realidad hay un porqué. Quiero contarlo. Siempre bajo una máxima: la verdad nos hace libres.