Casi un centenar de personas asistieron este viernes a la conferencia que HazteOir.org organizó en Fuerteventura para dar a conocer las consecuencias de la ideología de género. La charla fue impartida por la profesora y escritora Alicia Rubio, autora del famoso libro ‘Cuando nos prohibieron ser mujeres…y os persiguieron por ser hombres’. 

En su disertación, Rubio denunció que los “lobbies homosexualistas y los grupos feministas no nos representan ni a mujeres ni a homosexuales” y que se han convertido en un “gran negocio”. “No quieren que se acaben los problemas vinculados al género”-añadió-”porque se les acaba su forma de vida y desaparecerían sus chiringuitos alimentados con dinero público”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Tras la intervención de la conocida escritora y política, numerosas personas asistentes tomaron la palabra para contar casos reales de adoctrinamiento sexual en los colegios de sus hijos y personas conocidas: niñas que les gusta jugar al fútbol y cuyas profesoras animan a utilizar aseos escolares masculinos, juegos infantiles en los que se aplaude al niño que se viste de niña, charlas escolares en las que se les explica que “es bueno que una mujer haga el amor con otra mujer”, etcétera.  

En ella, la experta dio a conocer el “gran negocio” que es la ideología de género. “Sin ninguna base científica adoctrina a nuestros hijos en las aulas, perjudica a las personas y se nutre de ingentes recursos públicos para sus actividades. La industria del género la pagamos todos”, denunció Alicia Rubio. 

Por su parte, la portavoz de HazteOir.org, Teresa García-Noblejas, afirmó con rotundidad que “ningún cabildo, partido ni grupo LGTBI ni feminista nos va callar”. Y añadió: “Estamos en una democracia y los tribunales, en cinco ocasiones, han confirmado la legalidad de nuestras campañas. Pero no quieren que denunciemos que la ideología de género está adoctrinando a los niños y vulnerando los derechos de los padres a educarlos”. 

Y concluyó: “Ante esta peligrosa situación, los ciudadanos tienen el derecho de saber las consecuencias de una ideología, que con propósitos políticos autoritarios, sólo busca deconstruir la sexualidad humana y hacer manpulables a las personas”.

Comentarios

Comentarios