El obispado de Segorbe-Castellón ha reaccionado rápidamente tras la información publicada en la que se veía al párroco de San Bartolomé de Onda bendiciendo en el templo parroquial a una pareja de lesbianas. Y para ello ha iniciado un proceso informativo para sopesar si se deben tomar las medidas disciplinares contra este sacerdote que establece el Código de Derecho Canónico.

En un comunicado, el obispado deja claro que según afirma el Catecismo toda persona, independientemente de su tendencia sexual, “ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto” pero eso no significa que la Iglesia pueda apoyar las uniones homosexuales.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Para ello, el obispado castellonense reproduce las palabras del Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia en la que dice: “No existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia”.

De este modo, el hecho de celebrar un “matrimonio” o simularlo mediante una “bendición” tal y como ocurrió en Onda “contradice gravemente esta doctrina de la Iglesia”, tal y como afirma el obispado.

Sobre los hechos en sí, el texto informa que tanto el vicario general como el obispo han pedido explicaciones al sacerdote que protagonizó este hecho advirtiéndole de la “gravedad del hecho, aunque sólo hubiera sido una bendición, más allá de sus buenas intenciones”.

En el comunicado se afirma también que “el Sr. Cura Párroco pide perdón a la Iglesia y a todos aquellos para los que su actuación pudiera ser motivo de escándalo y promete que nunca más volverá a llevar a cabo una actuación igual o similar”.

Comentarios

Comentarios

Compartir