El presidente de EEUU, Barack Obama, durante una reunión con los líderes de los países nórdicos celebrada en la Casa Blanca en Washington
El presidente de EEUU, Barack Obama en la Casa Blanca en Washington / EFE

Once estados de Estados Unidos han interpuesto una demanda contra la medida de Barack Obama de imponer los llamados baños y vestuarios transgénero en las escuelas, que podrán ser usados según prefieran en función del sexo con el que se identifiquen los escolares y no con su sexo real.

Así lo ha anunciado la Procuraduría General de Texas, estado que lidera la demanda con el apoyo de Alabama, Oklahoma, Wisconsin, Virginia Occidental, Tennessee, Maine, Oklahoma, Luisiana, Utah y Georgia, nueve de los once en manos de los republicanos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Los demandantes acusan a la Administración Obama de una «conspiración con el objetivo de convertir los centros educativos y de trabajo en laboratorios de un experimento social masivo», además de «ignorar las leyes del sentido común que protegen a los ninos y el derecho a la privacidad», tal y como recoge EFE.

Los departamentos de Justicia y de Educación emitieron el pasado 13 de mayo una directiva en la que instruyeron a todas las escuelas públicas del país a autorizar a los alumnos transexuales a utilizar los baños de acuerdo con el género con el que se identifiquen, en vez de en consonancia con el sexo de su certificado de nacimiento.

«No hay espacio en nuestras escuelas para discriminación de ningún tipo, incluida la discriminación contra los estudiantes transexuales de acuerdo a su sexo», afirmó entonces la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch.

El procurador general de Texas, Ken Paxton, afirmó en rueda prensa que esa directiva «reescribe la ley», una competencia que solo tiene el Congreso, por lo que, según él, Obama ha «desobedecido el proceso democrático» correspondiente.

«Esto tan solo representa el último intento de la actual Administración de llevar a cabo por decreto ejecutivo lo que no pudo lograr democráticamente a través del Congreso«, dijo.

Las autoridades de Texas ya habían adelantado que interpondrían un recurso para bloquear esta directiva, como ya hicieron en el caso de las medidas ejecutivas decretadas por Obama para dar protección contra la deportación a cerca de cinco millones de inmigrantes indocumentados, que siguen bloqueadas en los tribunales.

En esa ocasión, Texas también argumentó que dictar las medidas decretadas por Obama era competencia única del Congreso, controlado actualmente por los republicanos.

Comentarios

Comentarios