Jaime Mayor Oreja (3i), presidente de la plataforma europea 'One of Us'. /CitizenGO
Jaime Mayor Oreja (3i), presidente de la plataforma europea 'One of Us'. /CitizenGO

Sábado 23 de febrero en el palacio de Luxemburgo de París, sede del senado francés. 160 intelectuales se 25 países europeos se reúnen para firmar el manifiesto “Por una Europa fiel a la dignidad humana”. Es la nueva ‘One of Us’ reconvertida en ‘think tank’, una “plataforma prepolítica” en palabras del presidente de la Fundación One Of Us, Jaime Mayor Oreja. “Somos una semilla, un embrión de esperanza”, señaló Mayor Oreja. “Pretendemos contribuir a la recuperación de la moral positiva europea a través del restablecimiento de sus principios y valores fundamentales”, señala el manifiesto.

El senador francés Guillaume Chevrollier recordó que ‘One Of Us’ fue la primera iniciativa legislativa popular europea con más de un millón de ciudadanos movilizados reclamando la protección de la vida humana desde el momento de la concepción. “Procuraremos una mayor protección de la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural”, señala el manifiesto redactado por el profesor Remi Brague, del Instituto de Francia. El profesor maltés Tonio Borg recordó que el abortó es competencia exclusiva de los estados miembros. “Pero no podemos ser nacionalistas; debemos de trabajar juntos por la cultura de la vida”, apuntó Borg.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El texto también se compromete a luchar contra el invierno demográfico. En este sentido, la secretaria de Estado para la Familia y a Juventud de Hungría, Katalin Novák, recordó que ningún país europeo cumple con los 2,1 hijos por mujer que garantizan el reemplazo. “Nunca en la historia ha habido menos niños que ancianos”, señaló.

Los 160 intelectuales reunidos en Paris también se comprometieron con la “binariedad sexual” y en rechazo de la ideología de género y la maternidad subrogada. En este sentido, la profesora italiana Assuntina Morresi planteó los retos de la revolución antropológica en la que “ya no hay una sola madre”, sino dos: la genética y la gestacional. “Se afirma que lo importante es la interacción, no el sexo; por eso una pareja homosexual pueden ser padres”, apunta. El problema -señala la profesora Morresi- es que la relación paterno-filial deja de ser biológica a ser contractual, “y por lo tanto extinguible; los vínculos biológicos no se pueden romper”, concluye.

“Para tener un hijo se necesita un hombre y una mujer; es exactamente todo lo que necesitas; y por esta afirmación tan básica me llaman homofóbica”, lamenta Novak. En este sentido Michiel Hemminga, miembro de One of Us Holanda y director de campañas de CitizenGO en los Países Bajos puso como ejemplo la retirada de la declaración de utilidad pública de HazteOir como muestra de la persecución política de la disidencia. Pero hay más: Borg relató como le rechazaron como comisario europeo por ser provida. “Libertad frente a la tiranía”, señaló la profesora portuguesa Isabel de Bragança.

El manifiesto también se posiciona en contra de la maternidad subrogada por lo que supone de “cosificación” de la mujer. “Yo no soy progenitor 1 o progenitor 2; soy madre”, señaló Novák levantando un gran aplauso. La secretaría de Estado húngara también se refirió al papel de la mujer: “somos iguales sí, pero no idénticos; no es lo mismo; estamos orgullosas de ser mujeres, madres y esposas”. Más aplausos.

Muchas de las intervenciones fueron dirigidas a la recuperación de la identidad europea, una entidad basada en el Dios cristiano, que es un Dios personal y Amor, señala el manifiesto. “No al alzheimer inducido, entendamos lo que somos con voluntad de futuro”, señaló el profesor Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Fundación San Pablo CEU. “Existe un cansancio y una desorientación entre el eje del minúsculo municipio y el de la gigante Europa; eso explica la huida al refugio de casa; porque necesitamos preservar nuestra identidad, que no es otra que la cristiana”, apunta el profesor Pierre Manent, director de la Escuela de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales. “Si hay voluntad hay un cómo, hay un camino”, apunta Hemminga. “Necesitamos la identidad como sociedad y como personas”, añadió el profesor polaco Andrzej Nowak, quien lamentó que haya desaparecido Artistóteles y Platón de la historia de Europa dejando solo a Marx y Descartes…

“Debemos tener terror a traicionarnos a nosotros mismos; decir la verdad siempre vale la pena, es más gratificante y satisfactorio”, señaló María Sangil en su testimonio. La profesora rumana Anca María Cernea apeló a luchar contra el marxismo cultural. “Mi padre estuvo 17 años en las cárceles comunistas; afortunadamente vio la victoria de 1989, pero vio también cómo el comunismo había cambiado a un sistema más ‘soft’, pero de idénticas raíces”, lamentó.

Por último, el profesor austríaco George Simbruner hizo un llamado a la infancia espiritual. “La salvación sólo puede llegar por personas radicales, por ejemplo, los niños; tenemos que volver a nacer y regresar a la infancia espiritual mediante la oración; sin oración, no hay esperanza”, concluyó. “Cristo nos ha liberado por la libertad”, remachó el profesor Remi Brague, que tomará el testigo del ‘One of Us’ think tank.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Soy economista de profesión y periodista de vocación. Como decía José Ignacio Rivero, director del Diario de la Marina, decano de la prensa de Cuba (otros tiempos), "el periodismo es en lo externo una profesión y en lo interno un sacerdocio". Colaboro en diversos medios y soy editor de campañas de CitizenGO.