Imagen referencial de un local de prostitución.
Imagen referencial de un local de prostitución.

La Agencia de las Naciones Unidas para la Mujer se pone de perfil ante la prostitución y asegura no estar ni a favor ni en contra en el debate sobre la despenalización o ilegalización de la explotación sexual de las mujeres.

ONU Mujeres, dirigido por la exvicepresidenta del gobierno sudafricano (2005-2008) Phumzile Mlambo-Ngcuka, se define como la agencia de la Organización de las Naciones Unidas «dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres» y considera que, entre sus áreas prioritarias de acción se encuentra «poner fin a la violencia contra las mujeres».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo, «ONU Mujeres tiene una posición neutral sobre este asunto. ONU Mujeres no toma una posición a favor o en contra de la despenalización / legalización de la prostitución / trabajo sexual». Así lo hizo saber recientemente Mlambo-Ngcuka en una carta que respondía a la petición de más de 1.400 representantes de organizaciones de la sociedad civil, que le instaban a definirse, ante la toma de postura en la materia de otras agencias de la ONU.

Estas organizaciones provienen de países como Sudáfrica, India , Estados Unidos, Colombia, Francia, Reino Unido, España, Filipina, Rumanía, Canadá. Alemania, Suecia, México, Bulgaria, Suiza, Argentina, Irlanda, Italia, Túnez Marruecos, Nueva Zelanda, Portugal, Israel, Eslovenia, Ucrania o Chipre, emtre otras.

Según detalla C-Fam, oficinas de la ONU como el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la Organización Internacional del Trabajo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo u ONUSIDA, están apoyando los proyectos de varias naciones para despenalizar e incluso legalizar y regular la prostitución.

Según denuncia C-Fam, «muchos de los líderes, y gran parte de los fondos, del movimiento para normalizar la prostitución provienen de países ricos, aunque las estrategias nacionales difieren. Algunos, como los Países Bajos, intentan legalizar y regular el comercio sexual. Otros, como Nueva Zelanda, han optado por la despenalización completa. Amnistía Internacional y el ‘filántropo’ George Soros promueven esta última posición».

Según el informe ‘Estimación Mundial sobre la esclavitud moderna: Trabajo forzoso y matrionio forzoso‘ de la Organización Internacional del Trabajo 4,8 millones de personas son víctimas de la explotación sexual en el mundo, de las que el 99% son mujeres y niñas.

Comentarios

Comentarios