Perú contra la ideología de género
Las calles de Perú son un clamor contra la ideología de género / Actuall

Pedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú, ha hecho oídos sordos a los más de millón y medio de personas que salieron a la calle el pasado fin de semana para decirle a su gobierno que no se meta con sus hijos y que la educación es cosa de los padres.

Y es que, como acaba de anunciar la fiscal de Prevención del Delito, Cecilia Ampuero, aquellos padres que decidan no enviar a sus hijos al colegio público en señal de protesta por la implantación de la ideología de género en la educación de los más pequeños, serán denunciados y perseguidos por el Ministerio Público.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La tensión es máxima entre el movimiento familiar #ConMisHijosNoTeMetas y el gobierno por culpa de una imposición que cada vez tiene lugar en más países

Es más, si se persiste en dicha actitud, informa RPP Noticias, el gobierno podría incluso quitar la patria potestad de los menores, una amenaza que raya lo esperpéntico pero que la fiscal basa en la obligatoriedad de la asistencia al colegio -aunque también existe el homeschooling-.

La tensión es máxima entre el movimiento familiar #ConMisHijosNoTeMetas y el gobierno por culpa de una imposición que cada vez tiene lugar en más países, como España o Alemania. Pero los movimientos ciudadanos están reaccionando en muchos lugares, siendo Perú uno de los mayores exponentes de esta réplica.

 

También te puede interesar:

Así intentó boicotear Kuczynski la marcha del millón y medio de peruanos contra el lobby LGTB

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.