Iconos del sexo masculino y femenino, con los colores de la bandera transexual.
Iconos del sexo masculino y femenino, con los colores de la bandera transexual.

El parlamento de Portugal lleva meses tratando de modificar la ley según la cual, para realizarse una operación de modificación de los órganos sexuales, no sea preceptivo, como estipula la ley vigente, “un informe que compruebe el diagnóstico de perturbación de identidad de género, también denominada transexualidad, elaborado por un equipo clínico multidisciplinar de sexología clínica”. Esta ley sólo es de aplicaicón para los mayores de 18 años.

El pasado mes de mayo, el presidente Marcelo Rebelo de Sousa (socialista) vetó la propuesta que, además de eliminar la obligatoriedad de un dictamen médico permitiendo la modificación genital a petición, rebajaba la edad para la toma de esta decisión hasta los 16 años.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Rebelo de Sousa hizo uso de su prerrogativa para que, en el caso de menores de edad, se mantuviera el preceptivo informe médico y psiquiátrico. La ley que finalmente sale a delante prevé que sea necesario un informe para los jóvenes de 16 y 17 años, pero no sobre la diagnosis médica de la disforia de género, sino tan sólo sobre la capacidad de decisión y el consentimiento informado.

Por otro lado, la norma prohibe la cirugía en bebés nacidos con órganos reproductores masculinos y femeninos, de tal forma que el abordaje del problema se realice más adelante.

En su argumentación, el presidente también alegó que la propuesta no goza de suficiente consenso parlamentario, al haberse aprobado por un exiguo margen de 3 votos.

En esta ocasión Rebelo de Sousa no puede hacer uso del derecho de veto, de tal forma que Portugal se convierte en la sexta nación europea en permitir la modificación genital con la mera expresión del deseo de hacerlo por parte de una persona que se considere transexual.

Las otras naciones que ya han regulado en este sentido en el Viejo continente son Dinamarca, Malta, Suecia, Irlanda y Noruega.

La parlamentaria impulsadora de la ley, Sandra Cunha, ha argumentado que “nadie necesita a un tercero para saber si es hombre o mujer, un niño o una niña”.

También te puede interesar:

Paul Hruz: “No se puede cambiar el sexo; lo que se cambia es la apariencia física”

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".