La pandemia ha modificado los hábitos de consumo audiovisual
La pandemia ha modificado los hábitos de consumo audiovisual

La situación especial y la incidencia que ha tenido la pandemia por la COVID19 durante el año 2020, ha afectado a todos los sectores sociales. Sin duda también a las Familias y a los contenidos que han visualizado a través de las pantallas, tanto durante el confinamiento, (a partir de marzo del 2020), como durante la denominada desescalada.

Por este motivo, la Fundación The Family Watch con el apoyo de METHOS MEDIA, ha realizado un informe elaborado a partir de los datos de audiencias de las principales televisiones generalistas y la plataforma Movistar + a los que ha tenido acceso a través de Kantar Media.   

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Tal y como indica el guionista, crítico de televisión y realizador, Alberto Rey, en el prólogo del informe, “La pandemia reforzó la posición de las plataformas en el panorama audiovisual mundial y les quitó la razón a los que daban por muerta a su hermana mayor, la tele de siem­pre. Para los más jóvenes, las ficciones se ven en plataformas. Ésa es su TV y ellos son los hijos de este estudio. Sus abuelos forman ahora el grueso de espectadores de la otra televi­sión, la lineal, la tradicional, la de toda la vida”.

La directora general de la Fundación The Family Watch, María José Olesti lo valora así:

“A la luz de los datos consideramos de especial relevancia la calificación que se hace en España por grupos de edad de las películas y las series. Debemos decir que, por un lado, el sistema español que regula este tema no está en consonancia con el de otros países eu­ropeos y por otro, el informe arroja el dato de que muchos menores consumen determinadas películas no adecuadas para su edad, llegando a superar el número de visualizaciones que los adultos hacen de las mismas. Por ello expertos y asociaciones de usuarios, junto con asociaciones de padres y docentes piden que se regule este tema pensando en la protección y el buen desarrollo de los menores y los jóvenes”.

La primera conclusión que se extrae a la luz de los datos, es que se ha vivido “un año con un comportamiento excepcional contextualizado en una circunstancia sin referentes hasta el momento” debido a la pandemia con su con­secuente confinamiento domiciliario.

Ya en la encuesta elaborada por The Family Watch durante el confinamiento, un 54% de las Familias encuestadas reconocieron como esta situación habían cambiado sus hábitos con respecto al uso de plataformas de cine y series, y  un 41,5% reconocía que había aumentado el tiempo que dedicaba a ver la televisión. Esto concuerda con el aumento de contratación que las principales plataformas de pago instaladas en nuestro país reconocen.

La televisión, elemento evasivo de la realidad

Estar forzosamente encerrados en casa obligó a recurrir a la televisión. Entre marzo y abril de 2020, el consumo medio de televisión fue un 63% mayor que entre febrero y marzo del mismo año. Esta diferencia se acusa más en el público masculino (82% más) que en el femenino (52%).  

La televisión se convirtió en el confinamiento en un elemento vertebrador de la vida dentro del hogar. En un mismo espacio donde se compatibilizaban trabajo, clases, ocio, per­manencia, etc., la televisión podía convertirse en un instrumento de confrontación.

Así lo valora Alberto Rey

“En medio de esos hogares, los padres y los adultos sin hijos, son generaciones puente entre dos culturas audiovisuales muy distintas y, sin embargo, compa­tibles. Una misma Familia abarca varias generaciones, varias pantallas y varias maneras de enfrentarse a una serie o una película”.

Otra de las principales conclusiones que se extrae del informe es que los consumidores quieren sacar provecho del tiempo del que disponen o deciden invertir en esta parte del ocio, y se vuelven selectivos, y para eso, las plataformas son la mejor opción para consumos diferenciados.

El informe elaborado tiene como principal objetivo analizar qué tipo de familias consumen las series de te­levisión y películas estrenadas en 2020. Para ello nos hemos ayudado de Kantar Media y su variable ‘Ciclos de vida de TNS’. Es decir, se estableció un elemento que permita la segmentación de los individuos en función de la etapa evolutiva en la que se encuentran en el hogar en el que viven. En este sentido se clasifica a los individuos en función de la pertenencia a 9 grupos distintos según sus circunstancias personales: jóvenes independientes, parejas jóvenes sin hijos, parejas jóvenes con hijos pequeños, parejas con hijos medianos, parejas con hijos mayores, hogares monoparentales, parejas adultas sin hijos, adultos independientes, y retirados. Con ello, en el informe se ha realizado un pequeño ranking (top 3) en base a los perfiles de familias más afines a las series de estreno en 2020.

Uno de los datos que se extrae es que las personas denominadas “Retiradas”, (es decir jubiladas), son las que más series consumen.

En el informe también se incluye el (top 5) de las principales películas consumidas según la variable de ´Ciclos de vida de TNS´.

Así mismo, en el estudio se establece un ránking de las principales series y películas que se han visto en los hogares con niños, tanto en la infancia como en la adolescencia y juventud.

The Family Watch

Comentarios

Comentarios