La Bella Durmiente y su príncipe / Disney
La Bella Durmiente y su príncipe / Disney

La pornografía es un problema en auge. A través de un simple ‘click’, los jovenes pueden tener acceso a material inaporpiado que se hace aún más peligroso cuando son los personajes de Disney los que aparecen en estas páginas.

La ONG americana Enough is Enough, ha puesto en marcha una campaña a través de la plataforma CitizenGO para que desde la compañía pongan fin al uso que se le está dando a la imagen de algunos de sus personajes más populares.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La propuesta lleva ya más de 50.000 firmas y recuerda que «se trata sin duda de una clara violación de sus derechos de propiedad intelectual» y anima a la compañía «a que defiendan su copyright con toda su energía financiera y legal».

Los impulsores de la campaña reclaman protección para «sus princesas y nuestros hijos» o, lo que es lo mismo, que  Disney proteja «su propiedad intelectual y la inocencia de nuestros pequeños».

Esta ONG, presidida por Donna Rice Hughes, lleva luchando contra este problema desde 1999. Por desgracia, la multimillonaria empresa propietaria de los derechos de estos personajes no ha movido un dedo.

Se calcula que hay al menos 11 millones de páginas porno que utilizan estas imágenes, por lo que se insta a los directivos de la compañía a «frenar la proliferación de contenidos pornográficos utilizando sus personajes».

«Aunque no la busques, aunque seas inocente en tu ordenador…ella te encontrará a ti», señala Zach, de 15 años, sobre la pornografía

Queramos o no, la pornografía afecta a nuestros adolescentes, influyendo durante su crecimiento, cuando se encuentran en pleno desarrollo hormonal.

Un claro ejemplo de esto es Zach, un jóven de 15 años que afirma: «Creo que cualquier persona de mi generación y probablemente de las siguientes también, habrán consumido pornografía, al menos una vez en su vida. Incluso aunque no la busques, aunque seas inocente en tu ordenador… ella te encontrará a ti».

La pornografía, un problema real

La pornografía está en constante análisis. En la Escuela de Salud Pública de la Universidad Emory de Atlanta se estudió durante 3 meses a más de 500 adolescentes de entre 14 y 18 años. Se llegó a la conclusión de que los que habían consumido pornografía en los últimos 30 días (30%), eran:

  • El doble de propensos a haber tenido múltiples parejas sexuales.
  • El doble de propensos a haber tenido relaciones sexuales con más frecuencia.
  • 1,4 veces más propensas a asumir una actitud negativa acerca del uso del condón.
  • 1,5 más veces propensas a no haber utilizado anticonceptivos durante su último encuentro sexual.
  • 1,7 veces más propensas a dar positivo a chlamydia, la enfermedad transmitida sexualmente más común en EE.UU.
  • 2,5 veces más propensos a provocar un embarazo inesperado.

Un problema que urge en ser cesado. Parece que a Disney no le importa que se haga un uso desleal y erróneo de sus personajes. Enough is Enough y CitizenGo han dicho basta.

También te puede interesar:

Disney sale del armario y cede ante la mafia abortista americana y el LGTB

Comentarios

Comentarios