Dos mujeres contraen matrimonio homosexual en sudáfrica / Wikimedia.
Dos mujeres contraen matrimonio homosexual en Sudáfrica / Wikimedia.

La justicia de Irlanda del Norte ha vuelto a decir lo que ya ratificó el Tribunal de Estrasburgo: que el matrimonio homosexual no es un derecho.

Lo ha hecho después de que dos demandas contra el gobierno de ese país llegasen al Tribunal Supremo por no legalizar el matrimonio homosexual, a lo que la juez O´Hara ha recordado que no se trata de un derecho y por lo tanto es legal prohibirlo.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Irlanda del Norte es la única zona del Reino Unido que no ha legalizado esta unión, motivo por el cual se produjeron las demandas por parte de los partidarios del matrimonio homosexual, ya que la primera ministra, Arlene Foster, no tiene intención de hacerlo.

Aunque el juez se muestra favorable al matrimonio homosexual, recuerda que solo el gobierno puede hacerlo

El juez O´Hara distingue que esta decisión la tiene que tomar basándose en la ley, no en la política, y que aunque «no es difícil entender que los hombres y mujeres homosexuales que han sufrido discriminación, rechazo y exclusión, sientan un fuerte deseo por ver legalizado el matrimonio homosexual en el país», en base a la ley solo el gobierno puede tomar esa decisión.

El gobierno en Irlanda del Norte está dirigido por Arlene Foster, la primer mujer en asumir este cargo y además la más joven en hacerlo. Es protestante, provida y profamilia, y ha dejado claro que no está por legalizar el matrimonio homosexual.

También te puede interesar:

Las cinco claves de la primera ministra provida y profamilia de Irlanda del Norte

 

 

Comentarios

Comentarios