Dos hombres participan en la marcha del Orgullo Gay en Río de Janeiro.
Dos hombres participan en la marcha del Orgullo Gay en Río de Janeiro.

Un juez federal brasileño ha dictado una sentencia en la que reclama “la plena libertad científica” para los profesionales que ofrecen terapias a quienes de forma libre quieren abandonar su vida homosexual.

En la sentencia, Waldemar Cláudio de Carvalho, titular de un tribunal de Justicia Federal de Brasilia, la capital federal del país, explica su decisión:

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Acuerdo, en parte, la limitación requerida para, sin suspender los efectos de la Resolución nº 001/1990, determinar al Consejo Federal de Psicología que no la interprete de modo que impida que los psicólogos promuevan estudios o atención profesional, de forma reservada, referentes a la (re) orientación sexual, garantizándoles así la plena libertad científica a cerca de la materia, sin ninguna censura o necesidad de licencia por parte de CFP en razón de lo dispuesto en el art. 5º inciso IX de la Constitución de 1988″.

El juez sostiene que no se puede privar a un psicólogo “de estudiar o atender a aquellos que, voluntariamente, vayan en busca de orientación acerca de su sexualidad”

El citado artículo de la Constitución brasileña establece que “es libre la expresión de la actividad intelectual, artística, científica y de comunicación, sin necesidad de censura o licencia”.

El Consejo Federal de Psicología prohibió en 1999 las terapias que tengan por objeto colaborar con aquellas personas que quieren reorientar sus actos y sentimientos homosexuales hacia la heterosexualidad.

Frente a esa prohibición, un grupo de profesionales acudió a la justicia al entender que dicha resolución “como verdadero acto de censura, impide a los psicólogos a realizar estudios, atenciones y encuestas científicas acerca de los comportamientos o prácticas homoeróticas, constituyéndose así en un acto lesivo al patrimonio cultural y científico del país“, tal y como recoge la sentencia.

El juez añade que, para hacer compatible la resolución del Consejo Federal de Psicología con la Constitución brasileña, debe ser interpretada “en el sentido de no privar al psicólogo de estudiar o atender a aquellos que, voluntariamente, vayan en busca de orientación acerca de su sexualidad, sin cualquier forma de censura, prejuicio o discriminación”.

Las terapias de reorientación sexual, en el punto de mira 

Desde hace años, los grupos de presión LGTBI, demandan la posibilidad de la “autodeterminación de género”, reclaman ayudas públicas para la mutilación de órganos sexuales y proueven la aplicación de hormonación a menores para bloquear el normal desarrollo natural de los caracteres sexuales.

Lo realizan con tanta intensidad como la que aplican a la prohibición de que determinados profesionales puedan dar su apoyo a las personas que con libertad pretenden cambiar sus hábitos o, en su caso, su autopercepción sexual, hacia la heterosexualidad.

Así sucede ya en muchas de las leyes autonómicas que están vigentes en las diferentes comunidades españolas y también se pretende en la llamada Ley Mordaza LGTBI que ha propuesto Podemos y que acaba de ser admitida a trámite en el Congreso.

Ley Mordaza LGTBI en el Congreso: la abstención del PP, el maestro Yoda y el bus de HazteOir.org

En concreto, prohibe de forma expresa que las personas LGTBI puedan acogerse a ayudas o tratamientos que les permitan revertir un cambio de sexo o retornar a la heterosexualidad.

El artículo 7.3.d), explicita: “Quedan prohibidas terapias que pretendan revertir la orientación sexual o la identidad de género de la persona, aún con el consentimiento de la misma o de sus representantes legales”.

Y el punto 94.4c) del articulado define que: “Es infracción muy grave: promover o llevar a cabo terapias de reversión de la orientación sexual o de la identidad de género. Para la comisión de esta infracción será irrelevante el consentimiento prestado por la persona sometida a las mismas”.

También te puede interesar:

Everardo Martínez: ¿Homosexuales? ¿Y los anoréxicos que se sienten gordos estando flacos?

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".