La terapia de sustitución hormonal utilizada en personas transgénero y transexuales cambian el balance de las hormonas en sus cuerpos.

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Terrassa dictó el pasado mes de enero un auto en relación con la autorización de tratamiento hormonal de una niña de 13 años transexual que padece asperger, a pesar de que ningún informe lo veía favorable debido a su trastorno.

El expediente que dio lugar a este auto lo presentan desde la plataforma ‘Transit’, es decir, el servicio de Promoción de la Salud para personas ‘trans’ del Instituto Catalán de la Salud, dependiente de la Generalidad de Cataluña.

Se inicia el proceso ante el juzgado debido al desacuerdo sobre el tema entre los padres, divorciados desde hace unos años. En este sentido y, al  tratarse de una menor, se pidió que un médico forense examinase a la menor, la opinión de la niña e informe del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil de la Mutua de Terrasa sobre el tratamiento de la enfermedad psiquiátrica de la menor.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Tras estos trámites se produjo la vista donde se presentaron los informes solicitados al tratarse de una menor

Tras estos trámites se produjo la vista donde se presentaron los informes solicitados. Éstos fueron realizados por una psicóloga del Centro de Salud Mental Infantojuvenil; un doctor médico de ‘Transit’; el Equipo de Asesoramiento Técnico en el Ámbito de Familia que son los asesores de los juzgados en materia de familia; la Mutua de Terrasa y el departamento social del Ayuntamiento de esta localidad.

Ningún informe favorable

En concreto, el informe médico forense, de 28 de junio de 2017, dictaminó que dado el autismo diagnosticado que padece la menor, unido a la conflictividad entre los padres, que le causa estrés, “hacen dudar que la menor presente actualmente un estado anímico y de madurez suficientes para considerar que su deseo de pertenecer al sexo opuesto es auténtico y consistente y también si es capaz de valorar las consecuencias que suponen las medidas de bloqueo hormonal propuestas a las que se quiere someter”.

Una opinión similar a la de la psicóloga del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil CSMIJ quien lleva tratando a la menor desde los ocho años. Así la psicóloga afirma que la niña no tiene madurez suficiente y recomienda que se valore más a fondo la solicitud. Y, es que, la menor, entre otras cosas, dice identificarse con un Pokemon.

Imagen de detalles del auto en el que la juez decide contra el criterio de los peritos.
Imagen de detalles del auto en el que la juez decide contra el criterio de los peritos.

Por su parte, el perito aseguró que no hay datos para asegurar que la niña padece disforia de género porque estos casos suelen manifestarse a los cinco años, algo que no sucede en este caso.

El informe del Equipo de Asesoramiento Técnico en el Ámbito de Familia (EATAF) concluyó que debe someterse a la  menor a un estudio profundo que permita valorar su momento evolutivo, las posibilidades de configurar su identidad así como valorar los riesgos y beneficios que conllevaría una intervención médica que parara el desarrollo de la menor y realice el cambio de sexo. En este sentido, sugiere que se derive el tema a la Dirección General de Atención a la Infancia y Adolescencia de la Generalidad que recomendó que para que la menor tomara la decisión tuviera un acompañamiento psicológico previo.

el Ministerio Fiscal pidió se desestimase la solicitud de autorización judicial para iniciar el tratamiento hormonal de la menor 

Finalmente, el Ministerio Fiscal pidió se desestimase la solicitud de autorización judicial para iniciar el tratamiento hormonal de la menor indicando que el estudio emitido por el doctor de ‘Trans’ no es un informe de evaluación clínica ni un dictamen pericial.

“Tras salir del juicio que duró cuatro horas todo estaba muy claro, tanto el Perito Judicial, como los informes, como las psicóloga de mi hija, habían declarado a favor de analizar el caso de transexualidad de mi hija con mucho cuidado y seriedad y la Fiscal se había negado rotundamente a que fuese hormonada. Se aportaron,además, pruebas de que a mi hija se la estaba manipulando, que mi hija ni entendía lo que significaba el proceso, que padece Asperger y ella cree que con este procedimiento va a ser un Pokemon llamado Eevee, que la menor podía estar manipulada por la madre. Y, sin embargo, dictaron otra cosa”, explica a Actuall el padre de la menor.


La jueza se escuda en casos internacionales


A pesar de todo esto, la magistrada decidió autorizar el tratamiento a la menor previo acompañamiento psicológico en su proceso de maduración de la decisión de comenzar el proceso físico de tránsito de sexo por parte de profesionales específicos.

Para tomar esta decisión se escudó en casos y tratados internacionales. De hecho, la jueza habló sobre el caso Christine Goodwin, una mujer de 60 años que lucha porque se le reconozca su transexualidad y el derecho a casarse con una persona de su mismo sexo, la historia de Van Kück vs Alemania, un hombre de 55 años transexual que exige que se le reconozca su condición de hombre.

El padre de la menor: “Seguiré luchando por mi hija”

En este sentido, el padre de la niña denuncia que la jueza se hiciera eco de casos pero ninguno de ellos tenían a una menor como protagonista. “Habló de casos adultos que exigen derechos muy lícitos y reconocimiento de su condición a querer ser quienes son con lo que todos estamos muy de acuerdo y es totalmente respetable. Pero ningún caso con un menor, ningún caso con un paciente que sufra autismo, ni tampoco un caso sin el consentimiento de los padres. Por lo tanto, no se pueden usar como argumentos exclusivos”, explica.

“No tienen ni idea de los padres que estamos luchando contra la corrupción judicial, pero deberían de entender que nos mueve un arma más poderosa que sus subvenciones, y es el amor hacia nuestros hijos»

Y añade: “Sin embargo, algunos jueces confunden la perspectiva de género aplicada en procesos de violencia de género y la aplican a todas las instancias aunque sea a costa de destruir la vida de un menor, piden sus peritajes judiciales para justificar su sentencia pero se los cargan con total impunidad si no coinciden con sus ideales”.

Para concluir el padre de la menor, asegura. “No tienen ni idea de los padres que estamos luchando contra la corrupción judicial, pero deberían de entender que nos mueve un arma más poderosa que sus subvenciones, y es el amor hacia nuestros hijos”.

Comentarios

Comentarios