Stephen Wood, condenado por violación, logró entrar en una prisión femenina después de declarar su transexualidad y llamarse Karen White. /Facebook
Stephen Wood, condenado por violación, logró entrar en una prisión femenina después de declarar su transexualidad y llamarse Karen White. /Facebook

En apenas 15 días, el recluso Stephen Wood, ahora conocido como Karen White, ha puesto en evidencia la norma que permite el encarcelamiento de personas transexuales en los establecimientos penitenciarios que se corresponden con el ‘género’ declarado por el recluso.

Al conocerse los hechos, sucedidos hace un año, las autoridades penitenciarias se han visto obligadas a pedir disculpas ya que el ingreso en la prisión femenina de New Hall, cerca de Wakefield, a unos 20 kilómetros al sur de Leeds supuso la peor elección de las posibles.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La historia es como sigue.

Stephen Wood, con antecedentes por pederastia, motivo por el cual estuvo encarcelado en 2001, es acusado de violar de forma reiterada a una mujer en el año 2016. Mientras el proceso judicial seguía su curso, Wood anuncia el inicio de un camino de ‘transición de género’, lo que legalmente le habilitaría para ser encarcelado en una prisión de mujeres con el nombre de Karen White. 

En dicho proceso, hasta la fecha, no ha mediado intervención quirúrgica alguna de modificación de los órganos genitales externos.

Así, las autoridades penitenciarias decidieron su ingreso en una prisión femenina donde, en apenas unas semanas, comenzó a protagonizar episodios de acoso sexual contra las reclusas.

Wood se declaró culpable de los cargos de violación y admitió dos de los ataques en la prisión para mujeres

Tal y como detalla The Telegraph, no pasaron muchos días desde su ingreso cuando se acercó con intenciones libidinosas -y en evidente estado de excitación sexual- a una reclusa. Unos quince días después propuso a otra compañera de presidio que le realizara una felacióna al tiempo que le obligó a tocarle el relleno del sujetador que utiliza para simular unos pechos femeninos.

Más adelante, el protagonista de esta historia fue acusado de presionar con sus caderas y su pene el cuerpo de otra presidiaria. Y cuando se cumplían unos dos meses de su ingreso en el presidio femenino, se le acusó de besar a una reclusa en el cuello.

Entonces decidieron trasladar al violador y pederasta a una cárcel… para hombres.

Durante la vista oral que se ha producido el pasado mes de agosto, Wood se declaró culpable de los cargos de violación y admitió dos de los ataques en la prisión para mujeres, hechos por los que fue condenado.

Los detalles de estos ataques sexuales sólo se han conocido debido a que además Wood ha comparecido ante otro tribunal para admitir una violación del año 2003.

Según las última cifras conocidas, hay 125 personas trans en las cárceles de Inglaterra y Gales.

También te puede interesar: 

¿Cuántos violadores se declararán transexuales para ir a una cárcel de mujeres?

Comentarios

Comentarios