«En un estado de Derecho no se puede proteger a las personas según sus genitales». Así de contundente se ha mostrado la diputada de Vox Carla Toscano en el debate de toma en consideración de Proposición de Ley Orgánica de Violencia Intrafamiliar, «una ley que protege a todas las víctimas, sin distinción de sexo, edad u orientación sexual» y que «garantiza la igualdad jurídica de todos los españoles».

Toscano ha defendido en su turno de palabra que Vox «ha venido a poner patas arriba el consenso progre y la dictadura del pensamiento único» con esta ley que pretende deshacer los abusos de la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género aprobada en el año 2004 y que sólo contempla la violencia contra la mujer como única víctima posible.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La diputada de Vox ha subrayado el hecho de que ese punto de partida va a quedar desbaratado si se aprueba la ley trans que impulsa la ministra de Igualdad Irene Montero: «Ustedes ya no saben qué es una mujer con la ley trans que están cocinando», ha resumido Toscano, antes de añadir: «Si la realidad biológica no importa, si sólo importa cómo te autopercibes, su ley contra la violencia de género no tiene ningún sentido».

«Con sus desvaríos ideológicos y su desprecio por la naturaleza humana, por la realidad y por la biología, todos somos individuos intercambiables sin identidad, por lo que su ley sobra. Han creado un monstruo que les está devorando», ha puesto de manifiesto la diputada desde la tribuna principal del hemiciclo en el Palacio de las Cortes.

Más allá de esta coyuntura, Vox sostiene que la ley de violencia de género vigente desde 2004 «no ha funcionado», pues las cifras de asesinatos de mujeres a manos de hombres se mantiene en una desgraciada estabilidad, casi 20 años después.

Toscano -que ha señalado que si las disposiciones de la ley de violencia de género se aplicaran en vez de a los varones a los negros supondrían un escándalo para quienes la apoyan- ha afeado a los diputados varones que también la respaldan que aplaudan «con las orejas» una norma «que les criminaliza y les penaliza por ser hombres. Aplauden un feminismo que les insulta y les considera agresores en potencia».

Por contra, la propuesta de Vox está dirigida a proteger «a todas las víctimas, sin distinción de sexo, edad u orientación sexual» y a la familia en su conjunto porque «todas las personas merecen nuestra protección».

De su propuesta, Vox espera que acabe con la concesión del estatus de víctima sin denuncia formal o que denuncian en falso para obtener subvenciones; se cerrarán los tribunales de violencia contra la mujer por considerarlos «tribunales de excepción»; se acabará con el adoctrinamiento en las aulas en esta materia; se velará por la presunción de inocencia «de todos»; se eliminarán las asignaciones a los «chiringuitos feministas» en función del número de denuncias que presenten; y se establecerá la prisión permanente revisable para los casos de especial gravedad.

Toscano no ha dejado pasar la oportunidad de su intervención para reiterar que «el hombre no es el enemigo», sino la violencia que «no tiene género, porque las persona no tenemos género».

El PP, como la izquierda: «La violencia de género existe»

La mayoría de los grupos intervinientes en el debate (PSOE, Podemos, Bildu, CUP y ERC entre otros) han acordado intervenir con la frase «en recuerdo de las 1.081 mujeres asesinadas desde el 2003 en el Estado y frente a quienes intentan negar la realidad, desde nuestro grupo queremos decir alto y claro: la violencia machista sí tiene género», para enumerar a continuación los nombres de las mujeres registradas en la estadística oficial.

La diputada del PP encargada de intervenir, Alicia García Rodríguez, si bien no se ha sumado a la estrategia de la mayoría de grupos, sí ha afirmado, en plena coincidencia ideológica que «la violencia de género existe» y que la propuesta de Vox «legisla contra las mujeres» porque está basada en ideas «ochenteras» y «apolilladas» y sirve de «coartada para alimentar el discurso negacionista».

Por su parte, el diputado de Vox por Jaén Francisco José Alcaraz ha subrayado en las redes sociales el hecho de que cuando Santiago Abascal leyó los nombres de las víctimas de ETA en el Congreso durante la moción de censura, los miembros del Partido Popular no aplaudieron, mientras que en la sesión de hoy, sí han tenido este gesto cuando se pronunciaban los nombres de las mujeres asesinadas a manos de hombres.

En el mismo sentido se ha manifestado el diputado por Sevilla Francisco José Contreras:

la secretaria general del Grupo Parlamentario Vox en el Congreso, Macarena Olona, ha explicado a las puertas del Congreso que sus diputados han guardado un respetuoso silencio ante la lista de las mujeres asesinadas leídas porque con la «constatación efectiva» de que la Ley Intergal de Medidas contra la Violencia de Género «es una ley profundamente ineficaz y un absoluto fracaso». Al mismo tiempo, Olona, acompañada por Toscano, ha señalado que para «el consenso pogres, todos menos Vox», hay «víctimas de primera y segunda categoría».

Olona ha reivindicado los casos de hombres asesinados por mujeres; menores asesinados a manos por sus madres o madrastras; o mujeres lesbianas asesinadas a manos de sus parejas. «No les aplauden ni les rinden homenaje y mantienen una ley que les excluye de la categoría de víctimas», ha reprochado Olona.

Comentarios

Comentarios