Detalle de los soldados del cuadro de Juan de Luna de la Batalla de Lepanto
Detalle de los soldados del cuadro de Juan de Luna de la Batalla de Lepanto

Lo tengo claro.

¡Voy a dejar de leer libros de historia!

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Cada tema que leo del pasado me trae a recientes acontecimientos.

A alguien le he oído decir que “hay que conocer el pasado para entender el presente y construir el futuro”.

¡O algo así!

Pues si es cierta esta afirmación lo que se nos viene encima da, pero que mucho, “miedito”.

¿Qué ocurrió un 7 de octubre de 1571?

La Batalla de Lepanto entre el Imperio otomano y la Liga Santa.

Fue un punto y seguido que logró frenar el avance otomano hacia el Mediterráneo occidental, evitando su progresión hacia Italia y España.

¿Qué ha ocurrido un 7 de octubre de 2023?

El ataque de terroristas islamistas de HAMAS, que ha puesto fecha al comienzo de la Batalla de Gaza entre los grupos terroristas y el Estado de Israel.

¿Será un punto y seguido que logrará frenar el avance del terrorismo islamista hacia Occidente?

La verdad es que, guardando toda la distancia en el tiempo, los paralelismo son interesantes.

Antes de la Batalla de Lepanto se habían producido importantes avances otomanos que preocupaban mucho a los estados cristianos.

En 1386 darían comienzo los ataques contra el Reino de Bosnia derrotado en 1463, aunque seguiría defendiéndose hasta el 1592.

En 1389 cayó la resistencia de Albania.

Valaquia, con el famoso Vlad III Drácula, aguantaría hasta 1475.

Serbia caería en 1540 y Croacia en 1596.

En 1423, con el inicio de las guerras con Venecia, entrarían en juego nuevas potencias cristianas, con la primera participación hispana contra los otomanos en su expulsión de Cefalonia por parte del Gran Capitán en 1500.

Aunque para ser más exactos, el primer enfrentamiento ‘directo’ contra la Corona de Aragón se produciría con la toma de los otomanos de la ciudad de Otranto, entre 1480 y 1481, en el sur de Italia, en aquellos momentos bajo el reinado de Fernando el Católico.

Hecho que dejó muy impactados a los Reyes Católicos que vieron como el islam llegaba a sus fronteras cuando no se había dado términos aún a la Reconquista y unificación de la Península ibérica con el cristianismo.

Una nueva escalada en los conflictos se produciría en 1526, con la llegada del Imperio otomano a Hungría, la solicitud de ayuda de esta a Austria, y por lo tanto a los reinos Habsburgos.

Si la caída de Constantinopla en 1453 fue un golpe para la Cristiandad.

No sería mucho menor el Primer Sitio de Viena de 1529, el segundo se produciría en 1683 con Carlos II reinando en España.

El Gran Sitio de Malta de 1565.

Que a su vez había venido precedido de la derrota de la flota española frente a la otomana en la Batalla de Djerba.

Todo este escenario forzó a las alianzas de los reinos cristianos creándose la Liga Santa.

Aunque, cierto es que la primera acción fue bastante desafortunada con la derrota en la Batalla de Préveza.

Cosa que se corregiría en la Batalla de Lepanto, con mucho más orden, decisión y mejor mando militar.

En ella participarían algunos “top ten” de la Historia Militar de España

Don Juan de Austria, hijo del emperador Carlos V.

Don Álvaro de Bazán, marqués de Santa Cruz.

Don Alejandro de Farnesio, duque de Parma, sobrino del rey Felipe II.

Don Luis de Requesens, quien más tarde sustituiría al Gran Duque de Alba como Gobernador de los Países Bajos.

Pero todo este esfuerzo en vidas y materiales solo supuso un punto y seguido, ya que el Imperio otomano seguiría buscando su expansión, con enfrentamientos en los siguientes siglos con húngaros, austriacos, rusos, franceses y británicos.

No llegando su fin hasta la derrota en la I Guerra Mundial.

¿Y todo esto qué tiene que ver con los tiempos actuales?

Pues que a lo largo del pasado siglo XX y del actual siglo XXI más que estabilizarse la situación, muy al contrario, todo se ha vuelto más confuso y volátil.

Situación a la que se ha llegado, más que por las victorias islamistas, por los errores occidentales.

La radicalización de Irán.

La desestabilización de Libia por el desastre occidental en el derrocamiento de Gadafi.

La extensión del terrorismo islamista por todo el Sahel que genera conflictos, hambrunas y emigraciones descontroladas en las naciones africanas ahogadas por las deudas, la corrupción y los pésimos gobiernos.

Los movimientos islamistas que tensan la situación en Egipto y Turquía.

Un Oriente Próximo que continuamente se convierte en un avispero, llevando al límite a países que desesperadamente siguen buscando el desarrollo y la estabilización como Líbano y Jordania.

La situación extremadamente volátil que se vive en diferentes regiones de Siria e Iraq.

La radicalización, pero con dinero, de países del Golfo como Qatar.

La extraña y olvidada guerra del Yemen.

La paulatina disolución del estado cristiano de Armenia, bajo la presión de las dos potencias regionales de Turquía y Azerbaiyán, frente al debilitamiento de Rusia en la región.

Y que vamos a decir de la ¡ … ! de Occidente, muy especialmente de la administración Biden de EE. UU., con la huida en desbandada de Afganistán.

Cuya radicalización es una continua presión sobre Paquistán y a su vez sobre la India, dos irreconciliables enemigos históricos y ‘atómicos’.

¡Pues eso!

De la muy probable victoria de Israel en la Batalla de Gaza no podemos esperar que sea mucho más que otro punto y seguido, como fue siglos atrás la Batalla de Lepanto.

Y si la rueda de la historia se cumple, nos quedan años de inestabilidad mundial continuamente alimentada por los errores de los occidentales, que durante siglos hemos demostrado ser unos maestros en mezclar ‘tontismo’, economía, tecnología, desunión interna, egoísmo y comercio.

Confiemos que nuestros errores no nos lleven a que los siguientes enfrentamientos armados sean en las calles de nuestras propias ciudades de Europa.

Por Vicente Medina Prados, socio y colaborador en www.enraizados.org

autor en www.espanaenlahistoria.org

Comentarios

Comentarios