La ministra de Justicia Dolores Delgado, que siendo fiscal consideraba «éxito seguro» que las cloacas del Estado utilizaran prostíbulos para obtener «información vaginal» y llamó «maricón» a su compañero del Ejecutivo, Fernando Grande Marlaska, se despachó este jueves en la SER para seguir amenazando a la comunidad benedictina del Valle de los Caídos y al propio monumento.

Tras la profanación de la tumba de Francisco Franco y de la basílica pontificia de la Santa Cruz, la ministra considera que «el Valle significa otra cosa» por lo que apunta a «hacer un cambio de estatuto jurídico».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Desde esta visión el Ejecutivo expresa su intención de que el espacio de reconciliación y oración deje de ser una basílica de derecho pontificio y se convierta en una suerte de museo en el que se establezca un relato oficial de acuerdo a la Ley de Memoria Histórica.

«Debemos explicar qué es el Valle, que representaba el nacional-catolicismo engarzado con la política. Hay que explicar cómo fue la construcción del Valle y trabajar con la sociedad civil».

«Esto no ha hecho más que empezar», ha señalado Delgado después de señalar que la exhumación, traslado y entierro de Francisco Franco en contra de los deseos de la familia, a quien se le impidió decidir el lugar de reinhumación ha supuesto «un homenaje a la dignidad democrática».

A la ministra , a 15días de las elecciones generales, todavía le dio tiempo a asegurar: «Hay momentos en los que deberíamos superar esta tentación electoralista de rascar votos» (sic).

También te puede interesar

Comentarios

Comentarios