AMLO olvida que las leyes de indias protegieron a los pueblos originarios
AMLO olvida que las leyes de indias protegieron a los pueblos originarios

Con gran derroche de recursos –que incluyen una maqueta del Templo Mayor de los aztecas- las autoridades de la Ciudad de México recordaron los quinientos años de la caída de la Gran Tenochtitlán, acontecimiento que tuvo lugar tras la captura de Cuauhtémoc y consiguiente victoria de Hernán Cortés.

Un derroche de recursos que incluía también un espectáculo de luz y sonido que fue sumamente aplaudido y cuya finalidad no era otra más que provocar nostalgia por el mundo indígena a la vez que denigrar la obra de España.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

El caso es que, cinco siglos después de la caída de la capital de los mexicas, los pueblos indígenas (también llamados pueblos originarios) siguen padeciendo infinidad de vejaciones.

Y dentro de dichas vejaciones sobresalen el despojo de sus recursos naturales.

Es tal el ocio contra todo lo que tenga que ver con España y la Fe Católica que los rabiosos indigenistas de nuestros tiempos se niegan a reconocer la realidad.

El hecho de exaltar desmesuradamente una cultura (si es que se le puede llamar cultura) antropófaga como era la de los aztecas, cambiarles el nombre a las calles e insistir en que Cortés fue un genocida que acabó con una gran civilización es lo que menos ayuda para que la gente conozca no solamente el pasado sino las causas reales de los problemas que estamos padeciendo.

Natalio Hernández, un poeta indigenista que tradujo al náhuatl la Constitución Mexicana dice lo siguiente:

“El colonialismo de hoy tiene rostro de Estado, empresas y delincuencia organizada”

Todo ello, según dicho autor, es causa de la violencia que se da en aquellas comunidades donde los indígenas son mayoría.

Por su parte, Macedonio Carballo, otro poeta que también produce sus creaciones en náhuatl, complementa lo anterior expresando sus inquietudes:

“Había que preguntarse por qué los herederos de las dos grandes ciudades del pasado viven tan abandonados y en la pobreza estructural más terrible”

Antes de seguir adelante, prudente será resaltar los siguientes puntos:

*Los nombres de estos dos indigenistas no provienen del náhuatl, del zapoteca, del maya o del purépecha puesto que, tanto Macedonio como Natalio, son dos nombres sacados del santoral católico.

*Y lo mismo ocurre con sus apellidos puesto que, tanto Hernández como Carballo, son ambos de indiscutible origen español. Hernández significa “hijo de Hernán” (¿Será pariente lejano de Hernán Cortés?) en tanto que Carballo es una palabra gallega que significa “roble”.

*Ambos autores (Natalio y Macedonio) en el momento de expresar su repudio al pasado hispánico, no lo hacen en náhuatl, totonaca, otomí, pame, tojolabal, yaqui, mixteco o en cualquiera de las más de ciento treinta lenguas que existían en México antes de la llegada de los españoles.

Nada de eso. Ambos (tanto Hernández como Carballo) en el momento de expresarse utilizan siempre la sonora lengua de Castilla es hablada en todo el mundo por más de quinientos millones de personas.

Dejando para otra ocasión que tratemos con más detalles las leyes que dio España en favor de los indios, la verdad es que los aborígenes que habitaban en todo el imperio español estaban protegidos de tal modo que ni siquiera la Inquisición podía someterlos a juicio.

Es larga la lista de disposiciones protegiendo a las comunidades indígenas; baste decir que -apenas descubierta América- fue la mismísima Isabel la Católica quien se indignó al saber que Colón había esclavizado a varios indígenas.

Ahora bien, echemos a volar nuestra imaginación, entremos en el mundo de la fantasía y creamos a pie juntillas el cuento según el cual durante los tres siglos del dominio español los indígenas sufrieron mil penalidades.

Pues bien, si dicho cuento fuese realidad, resulta oportuno recordar que hace ya doscientos años que México alcanzó su Independencia.

Hace dos siglos que se fueron los españoles y, según quejas de Natalio y Macedonio, los pueblos originarios siguen sufriendo explotación y despojo de sus tierras.

En ese caso habría que preguntarse: ¿Quiénes explotan, marginan y despojan a los indios? ¿Qué tanto los explotan los funcionarios del gobierno y los líderes agrarios? ¿Qué tanto los despojan, después de amedrentarlos, los narcotraficantes?

Ninguna duda tenemos que ya no son los españoles…en ese caso…¿Quiénes los han venido explotando durante los últimos dos siglos? ¿No estaban mejor los indios en tiempos de España que en el momento actual?

Que conste que la queja no la dio el Embajador de España en México sino más bien dos poetas que -a pesar de tener apellidos españoles- escriben en náhuatl…

Comentarios

Comentarios

Abogado, historiador y periodista. Editorialista de el Heraldo de México (1973-2003). Colaborador de varias revistas mexicanas y españolas. Corresponsal en México de la revista Iglesia-Mundo (1981-1994). Autor de 'La cruzada que forjó una patria' (1976); 'Forjadores de México' (1983); 'Los mitos del Bicentenario' (2010) e 'Isabel la Católica. Su legado para México (2013).