Millie Francis afirma que no retirará su pintura de Nuestra Señora de Guadalupe / Cortesía de Mark Young - Bradenton Herald

Un parque de casas móviles en la ciudad estadounidense de Florida está amenazando con iniciar una acción legal contra Millie Francis, una mujer de 85 años que pintó una imagen de la Virgen de Guadalupe frente a su casa.

Los abogados de Bradenton Tropical Palms enviaron a Francis un aviso el pasado 9 de noviembre en el que se le decía que tenía 30 días para retirar la pintura o se enfrentaría a una acción legal.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Tendrían que matarme primero. No van a decirle a esta anciana qué hacer. Esto es América. Mientras tenga dos brazos y dos piernas, lo haré”, respondió Francis días antes de recibir la notificación de la administración del parque.

La mujer dijo que se siente bendecida de estar viva, después encontrarse cara a cara con la muerte durante una cirugía que ocurrió hace 16 años, en la que afirma haber sido declarada clínicamente muerta por 15 minutos.

Su devoción a la Iglesia y a Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de las Américas, se ha mantenido tan fuerte en esta anciana que ha asegurado que irá a los tribunales si es necesario, pero que no tiene planeado retirar su pintura.  

La imagen se realizó en un pedazo de madera contrachapada que reemplazó una ventana que Francis había retirado de su casa. La anciana dijo que quería reemplazar la ventana con madera contrachapada debido a un vecino entrometido y porque la luz de las linternas de los guardias de seguridad la molestaba por la noche.

Obtuvo permiso para retirar la ventana

Además, indicó que obtuvo permiso para retirar la ventana de Vanguard Property Management, que maneja Bradenton Tropical Palms, el parque de casas rodantes para mayores de 55 años donde vive.

La inspiración para la imagen le llegó durante una Misa, cuando estaba orando sobre qué hacer con la pieza de madera contrachapada que cubriría el espacio vacío, explicó Francis. “No quiero decir que tuve una visión o algo así, pero me sentí iluminada y recibí la inspiración de nuestra Señora de Guadalupe para pintar su imagen. Así que prometí que lo haría”, dijo al Bradenton Herald.

Janet Nowakowski, una administradora de propiedades de Vanguard con sede en Tampa, exigió que Francis quitara el contrachapado pintado, supuestamente porque Francis no había completado el “proyecto de retiro de ventanas” antes del 31 de octubre, según su acuerdo con la administración de la propiedad.

Un acto contra la fe 

Los representantes de Vanguard también dijeron a los reporteros que Francis no rellenó un formulario de solicitud arquitectónica ni solicitó permiso al comité de revisión arquitectónica del parque de caravanas antes de pintar a la Virgen.

Por su parte, Francis dijo que la eliminación de la ventana se completó a tiempo y cree que la orden de eliminar la imagen de madera contrachapada es un acto de discriminación contra su fe católica.

Otros vecinos han decorado el césped y los remolques con todo tipo de cosas y su pintura «no está haciendo daño a nadie”, aseguró. “Hay todo tipo de cosas por ahí, pero esto es porque soy católico y está mal. Con todas las cosas que suceden en el mundo, creo que habría cosas más importantes de las que preocuparse que esto”, añadió Francis.

Según los informes del periodista Mark Young en el Bradenton Herald, “los documentos indican que Francis tenía permiso del comité para reemplazar la ventana” y “que no solo completó el proyecto a tiempo, sino que tampoco hay nada en las reglas del parque con respecto a la decoración” que la perjudiquen.

Por su parte, la CNA -agencia en inglés del Grupo ACI- contactó al parque de casas móviles para obtener una copia de sus reglas de propiedad, pero no recibió una respuesta en el momento de la publicación.

Más de 22 millones de estadounidenses viven en viviendas prefabricadas, informa el Instituto de Vivienda Manufacturada. Los residentes de casas prefabricadas tienen un ingreso anual promedio de menos de 30.000 dólares.

Francis cree que ella siguió las reglas en el parque de casas rodantes donde vive. Si bien el “estrés de ir a la corte” ha estado afectando su salud, la anciana asegura que planea decorar para Navidad e iluminar la imagen.

Asimismo, indicó que no planea volver a solicitar permiso para el proyecto y que ha pedido ayuda a los Caballeros de Colón a través de su parroquia Iglesia Católica del Sagrado Corazón.

“Simplemente no sé nada sobre estas cosas legales. Dicen que tendré que pagar los honorarios de sus abogados si ganan en el tribunal. No puedo permitirme esto. Necesito ayuda y no sé qué me sucederá, pero sí sé que no la voy a derribar (la imagen)”, dijo al Bradenton Herald.

*Noticia publicada originalmente en AciPrensa

Comentarios

Comentarios