Caricatura de Ada Colau/ Actuall-AMB
Caricatura de Ada Colau/ Actuall-AMB

El Ayuntamiento de Barcelona, liderado por Ada Colau, celebró este lunes con el dinero de todos los barceloneseses los premios Ciutat de Barcelona en la que los católicos han vuelto a ser víctimas de los ataques de los representantes de Podemos y sus satélites.

Y es que la poetisa Dolors Miquel no tuvo reparos en recitar un padrenuestro blasfemo durante la entrega de los premios frente a una sonriente alcaldesa de la ciudad quien prefirió omitir el incidente durante su discurso e hizo como no hubiese escuchado nada.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Una actitud parecida a la del alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, cuando un “artista” utilizó formas consagradas para una de sus obras de forma que indignó a los cristianos mientras que desde el Ayuntamiento se amparaban en su libertad de expresión.

El supuesto poema de la poeta Miquel empezaba con un “Mare nostra que esteu en el zel sigui santificat el vostre cony, l’epidural, la llevadora…” (Madre nuestra que estás en el cielo, sea santificado vuestro cono, la epidural, la comadrona…), y lo recitó de manera íntegra en unos premios que ella ya ganó y cobró en 2005.

Colau: “A esta ciudad le conviene ‘dispintinarse’. Dejar de lado los prejuicios y que fluyan las ideas y las emociones. Y os agradezco que hayáis roto el hielo”

La blasfemia directa no sólo no disgustó a la alcaldesa sino que pareció divertirle y al final del acto dijo: “A esta ciudad le conviene ‘dispintinarse’. Dejar de lado los prejuicios y que fluyan las ideas y las emociones. Y os agradezco que hayáis roto el hielo en este Salón de Cent”. Y añadía que “la ciudad está viviendo un alto momento creativo a pesar de las dificultades que han tenido que afrontar todos los creadores, por la crisis pero también por las malas políticas”.

Unos premios dotados con 7.000 euros por galardón y que cuestan un total de 140.000 euros al Ayuntamiento sólo en pagar a los premiados, sin contar el resto de elementos necesarios (escenario, luces, personal,…).

Ante dicha ofensa contra los cristianos, el líder municipal del PP, Alberto Fernández Díaz, abandonó el Salón en el que se celebraran los premios por la falta de respeto que se había cometido, no por un tema de creencia religiosa, como él mismo explicó en Twitter.

Una actitud que no gustó a todo el mundo. Este fue el caso del diseñador Oscar Guayabero, quien al recoger su galardón dijo: “Siento que el señor Fernández Díaz no esté aquí porque se ha ofendido por una cosa que se ha dicho, pero no se ofende porque hay 10.000 ninos refugiados perdidos por Europa”. Entre los premiados figuran el historiador Paul Preston, los escritores Ricardo Piglia y Najat El Hachmi, el periodista Carles Capdevila o el actor Pol López, entre otros.

Dolors, la poetisa antifamilia

“Hablo, por encima de todo, del daño que causan estructuras sociales como la familia o la policía. El amor social es el más espantoso contrato del miedo, y también la salvaguarda más potente de la sociedad, y el sexo es la zanahoria”. Este es sólo un fragmento de uno de los poemas de Dolors Miquel, nacida en Lérida en 1960.

Ahora ataca a los católicos, aunque no es la primera vez que los menciona en sus escritos. El inicio de otro poema de su Libro de los hombres dice lo siguiente: serás primero pene glotón de color cafre, tú el católico que padece cólico, tú el director del machón que justo se arruga cuando la verruga le ve la mujer”.

“Cierta literatura española que se hace en Barcelona, ​​como si ya no existiera Cataluña y fuera España”

España no le debe gustar demasiado por lo que se desprende de un artículo que publicó en 2015 en Ara: “Me refiero a cierta literatura española que se hace en Barcelona, ​​como si ya no existiera Cataluña y fuera España. España nunca nos ha valorado literariamente, pero es que la literatura española joven que se hace ahora mismo en Barcelona y que tiene un prestigio enorme, que traspasa fronteras, tampoco nos valora. Sigo muy de cerca algunos de estos poetas españoles, y veo como alaban poetas de todo el mundo, pero ninguno de aquí. Me parece una joven actitud despreciativa y colonizadora, la suya”.

Toda una declaración de intenciones que le ha valido para ganar cinco galardones de poesía: Premio Rosa Leveroni (1989), Premio Ciudad de Barcelona de poesía (2005), Gabriel Ferrater (2006) Premio Alfons el Magnànim Valencia de Poesía (2011), Premio Alfons el Magnànim Valencia de Poesía (2012).

También le puede interesar

Comentarios

Comentarios