¡Juan Pablo, hermano, ya eres mexicano!
¡Juan Pablo, hermano, ya eres mexicano!

Yo estuve a dos pasos de San Juan Pablo II, a quien con cuatro de 264 Papas, en la Historia de la Iglesia se designó con el título de “Magno”. Durante su visita a Puebla en el Seminario Palafoxiano el 26 de enero de 1979, después de haberlo escoltado desde Catedral donde lo recibimos, corriendo mis dos hijos Víctor Adrián y Klaus Hermann, pequeños entonces, detrás del Papamóvil.

Pude entonces besar su anillo, al dirigirse al altar done oficiaría la Santa Misa para todos los que habían acudido para recibirlo. Transcribo aquí una hermosa oración que pronuncio en su cuarta visita (1992), que ocupa espacio, lo que me impide hablar más de él. Haría una visita más en el 2002, enfermo, tres años antes de morir.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Aquí en México fue su primer milagro en vida en 1979 y a México quiso como a ningún otro país, al grado de considerarse como EL PAPA MEXICANO y lo era por su identificación y cariño con el pueblo mexicano así como su gran amor por la Virgen de Guadalupe, un Papa fuera de serie, al que admiro y quiero mucho. ¡Pidamos a San Juan Pablo II que interceda por este su México! ahora que lo necesitamos.

Por Klaus Feldman

¡DIOS TE BENDIGA MÉXICO!

Mi agradecimiento se hace oración invocando del Cielo

las mejores bendiciones para este pueblo que en tantas

ocasiones ha demostrado su fidelidad a Dios, a su Iglesia

y al Sucesor de Pedro.

Por eso, desde aquí elevo mi voz hacia lo alto.

¡Dios te bendiga México!

¡Dios te bendiga México!

por los ejemplos de humanidad y de Fe de tus gentes,

por los esfuerzos en defender la Familia y la Vida.

¡Dios te bendiga México!

Por la fidelidad y amor de tus hijos a la Iglesia,

hijos de un mismo padre.

¡Dios te bendiga México!

Que cuentas con numerosos pueblos indígenas,

cuyo progreso y respeto quieres promover.

Ellos conservan ricos valores humanos y religiosos

y quieren trabajar juntos para construir un futuro mejor.

¡Dios te bendiga México!

Que te esfuerzas para desterrar para siempre

las luchas que dividen a tus hijos.

¡Dios te bendiga México!

Que sigues extrañando a tus emigrantes

en busca de pan y trabajo.

¡Dios te bendiga México!

Por la Libertad Religiosa que vas reconociendo

para quienes lo adoran dentro de tus fronteras.

¡Dios te bendiga México!

Por la Iglesia que está presente en tu suelo,

desde casi cinco siglos

el Reino de Dios.

Al concluir esta visita pastoral,

Quiero reafirmar mi plena confianza en el porvenir

de este pueblo cada vez más evangelizado y cristiano,

Junto con la gozosa y pacífica convivencia entre sus gentes

sea siempre una realidad bajo la tierna mirada

de su Reina y Madre, la Santísima Virgen de Guadalupe.

Para ella mi última mirada y mi saludo,

antes de dejar por cuarta vez

esta bendita tierra mexicana.

A ella confió a todos y cada uno de mis hijos mexicanos,

Cuyo recuerdo llevo en mi corazón.

¡Virgen de Guadalupe, vela sobre México!

¡Vela sobre México! ¡Vela sobre México!

¡Vela sobre todo el querido continente americano!

¡Dios te bendiga México! ¡Dios te bendiga México!

¡Dios te bendiga México!

Juan Pablo II

Comentarios

Comentarios