El arzobispo de Barcelona Juan José Omella celebra una misa por las víctimas del coronavirus / EFE
El arzobispo de Barcelona Juan José Omella celebra una misa por las víctimas del coronavirus / EFE

«Ante el poco previsible cambio de actitud de la Conselleria de Salut de la Generalitat de Catalunya, durante los próximos días iniciaremos las acciones legales oportunas contra la arbitrariedad y la indefensión que sufren el derecho a la libertad religiosa y a la libertad de culto, constitucionalmente protegidos».

De esta manera, el Arzobispado de Barcelona ha anunciado a través de un comunicado su hartazgo y decisión de defensa de la libertad religiosa en los tribunales, frente a las continuas trabas impuestas por el gobierno regional liderado por el inhabilitado Joaquim Torra.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Esta decisión se ha anunciado este domingo por la mañana, a pocas horas de la celebración de una misa funeral por las víctimas del coronavirus que sirvió además como «acción de gracias a Dios por quienes tanto hicieron por tratar de vencer la pandemia».

El Arzobispado reprocha al gobierno autonómico catalán que no haya notificado una resolución ajustada a derecho en lo referente a la asistencia a los templos y lugares de culto en la nueva situación, tras la primera oleada de la pandemia:

«A pesar de haber abierto este fin de semana la Basílica de la Sagrada Familia a los turistas, atendiendo a la petición de la administración autonómica y local, con gran dolor tenemos que decir que, por el momento, no se nos ha notificado, de acuerdo a derecho, una resolución que cumpla los requisitos de la legalidad ordinaria». 

La organización de la misa fue comunicada a la Dirección de Asuntos Religiosos, pero el paso 17 de julio, se emitió una resolución de la Consejería de Salud que limita la asistencia a actos religiosos a 10 personas, a pesar de que para otro tipo de locales la norma es un 50% de ocupación.

El Arzobispado ni siquiera ha ocupado tanto, ya que tan sólo cubrió un 23% del aforo total de la Sagrada Familia, además de tomar medidas adicionales como medir la temperatura a los asistentes.

Anuncian expediente sancionador

El presidente de la generalidad, Joaquim Torra, por su parte, ha anunciado que la Consejería de Salud va a iniciar los trámites para sancionar al Arzobispado de Barcelona por celebrar la misa a pesar de las indicaciones de la administración autonómica.

Además, ha reprochado a Juan José Omella que a su juicio el prelado «se haya olvidado de la Constitución, de los derechos fundamentales de manifestación y libertad de expresión», así mismo ha lamentado «que durante estos años Omella no haya alzado ni una vez la voz para condenar la represión que vive Cataluña» (sic), en referencia a la falta de apoyo explícito al proceso secesionista ilegal perpetrado en la región.

Torra además ha reivindicado la «Teoría de la Liberación» (sic) en referencia a la llamada teología de la liberación, que ya en 1984 fue objeto de una instrucción de la congregación para la Doctrina de la Fe, que analiza «las producciones de la corriente del pensamiento que, bajo el nombre de ‘teología de la liberación’ proponen una interpretación innovadora del contenido de la fe y de la existencia cristiana que se aparta gravemente de la fe de la Iglesia, aún más, que constituye la negación práctica de la misma«.

En dicho documento se afirma que sus raíces son «préstamos no criticados de la ideología marxista y el recurso a las tesis de una hermenéutica bíblica dominada por el racionalismo» y sus frutos «un conjunto de posiciones incompatibles con la visión cristiana del hombre».

Comentarios

Comentarios