Vigilia junto a la Embajada de Nicaragua en San José de Costa Rica
Decenas de personas participan en una vigilia en el exterior de la Embajada de Nicaragua en San José de Costa Rica. La vigilia se realiza en el marco de la muerte de más de 200 personas desde que empezaron las protestas en Nicaragua, responsabilizando al gobierno de Daniel Ortega.– Fotografía: Jeffrey Arguedas / EFE
La tradición de los católicos de Nicaragua desde 1968 es participar en la procesión de Año Nuevo, pero este año el cardenal Leopoldo Brenes, de la Archidiócesis de Managua, decidió cancelarla por motivos de seguridad, algo que no había pasado nunca, ni cuando se produjo el terremoto de 1972.
Según informa el diario La Prensa, el cardenal aseguró que había recibido información de que “podría haber tensiones” durante la procesión y que, después de mucho meditar, decidió cancelarlo. Varias fuentes religiosas confirmaron a La prensa que tenían información de un supuesto plan para causar enfrentamientos en la peregrinación, para luego culpar a los obispos.Sin embargo, el cardenal no quiso dar más detalles de la información que les filtraron y se limitó a decir que “para evitar choques consultamos a los sacerdotes, oramos muchísimo y determinamos que era lo mejor”.

Pese a que la Iglesia Católica canceló la peregrinación, la Policía Orteguista (PO) rodeó el perímetro de la Catedral de Managua y todas las vías aledañas, asediando a las personas que se dirigían al templo, donde finalmente se había decidido celebrar la misa de Año Nuevo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora
El arzobispo al ser consultado sobre el asedio policial aseguró que “ellos estaban haciendo su custodia –quizás– yo no quiero pensar mal, no me gusta pensar mal de las cosas”.

Ante la insistencia de los periodistas sobre la presencia policial, Brenes replicó: “Tenemos que ir quitándonos los temores, yo creo que si (los policías) están ahí y nosotros no les quitamos, no les hacemos nada”. También precisó que la Archidiócesis contaba con el permiso de la PO para realizar la procesión.

Aunque la cancelación de la peregrinación de Año Nuevo deja un mal precedente en el país, el arzobispo de Managua no cree que afecte futuras procesiones, ya que según él en otros departamentos del país y en algunos barrios de la capital se realizaron procesiones en diciembre, apreciación que no comparten algunos analistas.

No hemos tenido problemas con ninguna procesión, en las parroquias en este mes de diciembre se han realizado todas las procesiones, casualmente el 30 (de diciembre) realizamos una en Catarina, no tenemos problemas con las procesiones”, expresó el cardenal.

No obstante, en las redes sociales las cuentas vinculadas al orteguismo circuló información intimidatoria contra los obispos y el llamado a la peregrinación, que fue cancelada la noche del 31 de diciembre.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.