Vía: Pixabay

El Gobierno balear ha decidido pedir disculpas. A pesar de no haberlas realizado públicamente como cabría esperar, el Ejecutivo balear ha querido dar explicaciones a la Iglesia por el vídeo blasfemo que obtuvo un sobresaliente en el Instituto Josep María Llompart.

El consejero de Educación, Martí March, ha llamado por teléfono al obispo de Mallorca, Javier Salinas, para pedirle perdón por el «posible trastorno» que la famosa grabación haya podido ocasionar. Cabe recordar que se trataba de un videoclip en el que un alumno injuriaba a Jesucristo y a la Virgen, con fuertes alusiones de contenido sexual, además de referirse específicamente al propio obispo.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Ambos mantuvieron una conversación cordial, en la que March quiso garantizarle que estos hechos no volverán a repetirse y mantener la promesa de informar a Salinas con los resultados de un informe de los hecho que realizará, según informa El Mundo.

La comunidad católica entendió que el obispo debía haberse pronunciado sobre el tema y haber defendido la libertad religiosa, sin embargo, dio la callada por respuesta ante la polémica que ha generado el vídeo del alumno mallorquín.

El Gobierno balear realizará un informe de los hechos

Ante la pasividad con la que el Gobierno y la Oficina de Defensa de los Derechos del Menor de Baleares se han tomado los hechos, el PP ha decidido elevar al Parlamento el conflicto y exigir la comparecencia de de su responsable, el nacionalista Joan Marc Tur i Roig, para que informe de los valores que transmite el centro.

El Instituto de Política Familiar de Baleares fue el primero en denunciar la grabación, pero finalmente la Consejería de Educación ha decido tomar cartas en el asunto y ha solicitado un informe a la Inspección Educativa, por lo que Tur puede que no llegue a pronunciarse sobre el tema.

Una de las posibles consecuencias que podrían derivarse de este informe es la apertura de un expediente a la profesora que premió con un sobresaliente al alumno y que además aseguró que el trabajo presentado era «simplemente impecable». Tras esto, las alarmas han saltado por los criterios y contenidos que se imparten en el centro.

Por otro lado, MasLibres.org ya ha recogido más de 40.000 firmas para reclamar al consejero de Educación que sancione a la profesora por premiar la blasfemia al fomentar el odio religioso en las aulas.

Comentarios

Comentarios