La Asociación Española de Abogados Cristianos ha conseguido que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo haya admitido a trámite una demanda contra el Reino de España por haber vulnerado el Convenio Europeo de Derechos Humanos en el caso del artista Abel Azcona.

En concreto, la organización de juristas considera que la Administración Española vulneró los derechos a la tutela judicial efectiva, a la vida privada, a la libertad religiosa y a la no discriminación.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Los hechos se remontan al mes de noviembre de 2015, cuando el Ayuntamiento de Pamplona -gobernado por Bildu, la formación heredera de los terroristas de ETA- expuso en una sala una obra consistente en la palabra «pederastia» en el suelo realizada con hostias consagradas extraídas en numerosas misas católicas. En concreto, el autor de la profanación presumió en redes sociales de haber asistido a «242 eucaristías» para obtener los panecillos consagrados.

Tuit del profanador en el que presume de su acción.

La muestra, pese a las protestas ciudadanas estuvo expuesta hasta el 17 de enero.

La Asociación Española de Abogados Cristianos interpuso una querella entonces por delitos contra los sentimientos religiosos recogidos en los artículos 524 y 525 del Código Penal español. El primer juicio se celebró en febrero de 2016 en Pamplona y el caso llegó hasta la Audiencia Provincial de Navarra, que archivó el caso sin tener en cuenta que el propio Azcona reconoció en una entrevista radiofónica que quiso utilizar formas consagradas y no simularlas, precisamente porque tienen significado para los cristianos.

Tampoco el Tribunal Constitucional español admitió a trámite el caso, por lo que la Asociación Española de Abogados Cristianos decidió acudir al Tribunal de Estrasburgo.

En un comunicado, la presidenta de la asociación, Polonia Castellanos, señala su satisfacción por que «este tribunal haya valorado la relevancia de este caso ya que solo admite el 2 de las demandas que recibe». Castellanos considera que la acción de Azcona es el caso de profanación de hostias consagradas «más grave que se ha cometido contra los católicos en Europa».

Por otro lado, la asociación acaba de acudir de nuevo a los tribunales españoles para presentar denuncia contra Abel Azcona por un presunto delito de odio después de que emitiera un mensaje en la red social Twitter que incitaba a la violencia contra los templos cristianos: «Se ha quedado una noche preciosa para quemar iglesias».

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios