La libertad religiosa es un derecho fundamental. /Pixabay
La libertad religiosa es un derecho fundamental. /Pixabay

El Observatorio para la Libertad Religiosa ha planteado en la oficina del Defensor del Pueblo la petición de crear un teléfono para víctimas de delitos de odio por sus creencias religiosas y que se investiguen los ataques a lugares de culto, que se han incrementado de 8 casos en 2014 a 42 en 2017.

La presidenta del OLRC, María García, ha presentado el informe ‘Ataques a la libertad religiosa en España 2017’ en la institución que dirige Francisco Fernández Marugán y ha propuesto cuatro medidas para proteger a víctimas de delitos de odio y los lugares de culto.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Uno de los datos más preocupantes es que en 2017 los ataques a lugares de culto ascendieron a 44 frente a los 39 del año 2016”, ha explicado García en el transcurso de la reunión.

Además, la presidenta del OLRC ha propuesto a la institución que se investigue y, en su caso, se juzgue a los culpables de delitos de odio por motivos religiosos; y que se sensibilice a la sociedad sobre la necesidad de respetar la libertad religiosa mediante campañas, informa Europa Press.

García ha puesto de manifiesto que de los 166 casos de ataques a la libertad religiosa en 2017, un total de 128 se han dirigido contra los cristianos, de ellos 94 contra católicos. “Respecto a otras confesiones -ha detallado- cabe destacar que 16 de los ataques se han dirigido contra musulmanes y 10 han tenido como objetivo los judíos”. Por último, 12 ataques pueden considerarse contrarios “a todas las confesiones”.

También te puede interesar:

Menos ataques a la libertad religiosa en España pero más violentos

Comentarios

Comentarios