El alcalde de Valencia, Joan Ribó / EFE
El alcalde de Valencia, Joan Ribó / EFE

La concejal del PP en Valencia, Lourdes Bernal, muestra su indignación por la decisión del alcalde de la ciudad, Joan Ribó, de suprimir los símbolos cristianos del cementerio municipal. «Es lamentable, estamos ante una dictadura de un grupo radical como Compromís», declara a Actuall.

Bernal fue la responsable de gestionar el cementerio general de Valencia durante los dos últimos mandatos de la exalcaldesa Rita Barberá. «Hoy nos encontramos con un ataque a la libertad religiosa. Con Rita intentamos respetar a todas las confesiones religiosas». Y es que antes el consistorio disponía de un asesor de duelo que contactaba con el representante de otra religión para dirigir el duelo en el caso de que la familia del fallecido profesara una religión diferente a la cristiana.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El alcalde Joan Ribó se ha unido con entusiasmo a la oleada laicista que la izquierda ha impulsado en España desde hace al menos una década. Ribó ha dado de plazo cinco días para que los funcionarios del cementerio general de Valencia -de gestión municipal- retiren toda la simbología cristiana de las instalaciones.

La devoción a la Virgen de los Desamparados

Hace poco el propio Ribó dejaba claras sus intenciones eliminando la misa de todos los Santos en el cementerio municipal que iba a dar al aire libre el obispo Cañizares. También ha suprimido la misa del Día de la Policía Local de Valencia, que coincide con el día del Ángel Custodio, por lo que los agentes ya no celebrarán actos religiosos y la festividad solo será laica, con actividades de cara a la ciudadanía.

«Compromís actúa con pensamiento único. Dicen que respetan a todas las confesiones, pero es un ataque a la libertad religiosa. Estamos en un Estado aconfesional, no laico. La religión mayoritaria es la católica», reflexiona Bernal.

La Virgen de los Desamparados es la patrona de Valencia, y en el PP ven una clara intención de ir contra las tradiciones cristianas. «El 18 de marzo miles de valencianos salen a ofrendar a la Virgen. Hay una auténtica devoción, estos radicales tratarán de esconder la Virgen, pero no nuestra devoción ni ser libres», dice la concejal popular.

«Compromís actúa con pensamiento único. Dicen que respetan a todas las confesiones, pero es un ataque a la libertad religiosa»

En el cementerio general de la ciudad las capillas se han sustituido por el nombre «salas de ceremonia», los crucifijos se han suprimido y se han ocultado las imágenes de la Virgen de los Desamparados.

De momento en el PP no saben qué medidas adoptarán, pero prometen «no quedarse con los brazos cruzados».

HazteOir ha reaccionado a esta ofensiva laicista y ha creado una alerta que ya han firmado más de 25.000 personas para que el alcalde de Valencia dé marcha atrás con su ofensiva laicista.

Comentarios

Comentarios