Un activista LGTBI con banderas de la Unión Europea y multicolor.
Un activista LGTBI con banderas de la Unión Europea y multicolor.

Miembros del Parlamento Europeo partidarios del aborto y de la imposición de la ideología de género presionan a la Comisión Europea contra la renovación del mandato del enviado especial para la promoción de la libertad religiosa fuera de la Unión Europea que fue anunciada el pasado mes de julio por el vicepresidente de la Comisión, el griego Margaritis Schinas.

A través de una carta remitida el pasado 14 de septiembre y firmada por 48 miembros del Europarlamento se argumenta que «crear un mandato separado para la protección de la libertad religiosa y de creencia corre el riesgo de un aislamiento innecesario de este derecho respecto a otros».

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Los firmantes consideran la defensa de la libertad religiosa como una amenaza para sus agendas de imposición de la ideología de género y las políticas de anticoncepción, aborto y privilegios para las personas identificadas bajo las sigles LGTBI.

«La libertad religiosa ha sido usada con frecuencia por algunos para socavar y obstaculizar los derechos fundamentales de los demás, en particular el derecho a la igualdad y la no discriminación de las mujeres y las personas LGTBI», aseguran los parlamentarios miembros de las organizaciones «europarlamentarios por los derechos sexuales y reproductivos» y el Foro Parlamentario Europeo por los Derechos Sexuales y Reproductivos, según ha adelantado Nuova Bussola Quotidiana.

Quienes presionan en contra de la figura del enviado especial para la promoción de la libertad religiosa señalan además a dos organizaciones que se han destacado en los últimos años por su defensa de este derecho fundamental: CitizenGO y ADF International.

La primera es una plataforma nacida en España como extensión natural de la asociación HazteOir.org, hoy integrada organizativamente en CitizenGO, aunque mantiene su marca y estructura propias en España. CitizenGO promociona campañas en defensa de los derechos humanos en 12 idiomas, está jurídicamente configurada como una fundación y actúa ante diferentes organizaciones e instituciones en todo el mundo.

ADF Internacional, por su parte, está centrada en la defensa legal de los derechos humanos en todo el mundo y está acreditada como miembro consultivo del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, el Parlamento Europeo, la comisión europea o la Organización de Estados Americanos.

Comentarios

Comentarios