Gianluigi Buffon
El portero de la Juventus Gianluigi Buffon / EFE

En el verano de 2006 la Juventus de Turín recibió uno de los golpes más duros de su historia: el descenso a la serie B por el escándalo del ‘Moggigate’, la compra de partidos en la liga italiana que salpicó al club piamontés.

Aquello provocó un terremoto sin precedentes en el fútbol transalpino, que vio cómo la Vecchia Signora, el club con más campeonatos del país, descendía a los infiernos para vergüenza general.  

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Con el barco hundiéndose la desbandada general de la mayoría de las estrellas de la Juve no tardó en llegar: Cannavaro, Ibrahimovic, Zambrotta, Thuram, Vieira… ninguno se quedó a achicar aguas en el descomunal naufragio.

Uno de los pocos que sí lo hizo fue Gianluigi Buffon, que aceptó el reto de jugar en segunda en una temporada difícil: como castigo la Juventus comenzó el campeonato con 8 puntos menos. El esfuerzo, sin embargo, tuvo recompensa y el equipo ‘bianconero’ volvió a la máxima categoría.

Padre de dos hijos

El club, agradecido por su fidelidad, publicó un anuncio en los tres diarios deportivos más importantes de Italia (La Gazzetta dello Sport, Corriere dello Sport y Tuttosport,) titulado “Tu camiseta dice quién eres” y más abajo fotografías de Buffon con el mensaje:

“La sociedad, compañeros, simpatizantes y socios dan las gracias a Gigi Buffon, que sigue siendo y siempre será nuestro número uno”.

El portero italiano de la Juventus, Gianluigi Buffon, en Medjugorje

En 2011 Buffon se casa con la modelo checa Alena Seredova en la basílica de San Pedro y San Pablo de Vysehrad, en Praga. Ambos ya tenían dos hijos nacidos en 2007 y 2009. Hoy, desgraciadamente, la pareja vive separada.

Aunque prometió hacerlo solo si Italia ganaba la final, Buffon realizó la peregrinación a Medjugorje tras perder la Eurocopa de 2012 contra España

No es ningún secreto que Buffon siempre ha llevado su fe por bandera. Es conocida su promesa durante la Eurocopa de 2012: el portero italiano prometió al entrenador de la selección nacional Cesare Prandelli peregrinar junto a él hasta el monasterio de Bielany (Polonia), si Italia ganaba a España en la final.

Aunque el resultado fue adverso (España ganó 4-0), la abultada derrota no impidió que Buffon cumpliera su deseo. Eso sí, en lugar de ir al de Bielany, el portero decidió peregrinar hasta el santuario mariano de Medjugorje, en Bosnia.

Este sábado el portero más laureado de Italia tiene la oportunidad de ganar el único gran título que le falta: la Copa de Europa en la final contra el Real Madrid. Campeón de ocho ligas con la Juventus e indiscutible con la selección, nadie ha participado en tantos Mundiales como él -cinco, ganó uno-, y espera aumentar la marca a seis en el de Rusia en 2018.

A pesar de su gran experiencia -39 años-, Gianluigi Buffon es humano y avisa a los más jóvenes antes del partido. “Tenemos el miedo necesario antes de la final”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.