Joan Ribó, alcalde de Valencia por Compromís, prohibió que se celebrase la tradicional misa por los Fieles Difuntos, este lunes 2 de noviembre, en la explanada del cementerio municipal de Valencia, pero la plataforma cívica Hazteoir.org recogió en un plazo de dos días más de 50.000 firmas para exigir a Ribó que permitiese a los valencianos celebrar libremente el santo oficio.

La presión social hizo rectificar al alcalde que finalmente permitirá que se utilice el espacio público para que sean los propios valencianos los que acudan a este misa que presidirá el Arzobispo de la ciudad, Monseñor Antonio Cañizares, a partir de las 16:30 horas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pero esta rectificación por parte de Joan Ribó no significa un cese en su intención de retirar las imágenes religiosas del tanatorio y del crematorio del cementerio municipal de la ciudad, pues la Virgen de los Desamparados ya ha sido retirada de su espacio habitual, y aunque desde el Ayuntamiento han anunciado que es una medida temporal, no han querido especificar el plazo ni dar pistas sobre sus planes para con la Virgen.

 

Comentarios

Comentarios