“Yo, laico, odiaba los Belenes, pero ahora, ojo, que nadie me los toque”. Con estas palabras de Vittorio Feltri, comentarista del periódico Giornale, se podría resumir la última polémica acontecida en Italia donde la Navidad se ha visto reforzada por todos los sectores de la sociedad y de la política, según recoge ABC.

Y es que el director del Instituto Garofani de Rozzano, Marco Parma, había decidido cancelar las celebraciones previstas para la Navidad, como villancicos y funciones, por temor a una ofensa hacia la comunidad musulmana (un 20% de sus alumnos profesan la fe del islam) después de los atentados de París.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La reacción de los padres fue inmediata y las protestas continuaron hasta que el escándalo se hizo eco por todo el país, lo que obligó a intervenir al primer ministro de Italia, Matteo Renzi, de centro-izquierda.

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi/ Wikimedia
El primer ministro de Italia, Matteo Renzi/ Wikimedia

Reacción política

“La Navidad es mucho más importante que un director de instituto en busca de provocaciones. Si pensaba favorecer la integración y la convivencia de este modo, se ha equivocado profundamente”, dijo Renzi.

“Italia entera, laicos y cristianos, no renunciará nunca a la Navidad”

“El debate y el diálogo no quiere decir ahogar las identidades en un políticamente correcto indistinto e insípido. Italia entera, laicos y cristianos, no renunciará nunca a la Navidad”, insistió el primer ministro para zanjar el debate.

También Michele Serra, célebre periodista de centro-izquierda de La Repubblica publicó en el diario con respecto al veto a los villancicos: “Se hace daño a la idea misma de la convivencia entre culturas; en un solo golpe se traicionan tradiciones con profundas raíces también entre los italianos laicos y se abandona la idea misma de un futuro de recíproca tolerancia. Negando el pasado, se repudia el futuro”.

Tras este aluvión de críticas el director del Instituto se ha visto obligado a renunciar a su puesto y la fiesta finalmente se celebrará como estaba prevista.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.