Alice Cooper.

Quien advierte de la existencia de Satanás y de las trampas que tiende a las personas, no es un párroco, ni el Papa Francisco, ni tampoco el escritor británico C.S. Lewis, autor del famoso libro Cartas del diablo a su sobrino. 

Es alguien que ha estado en la órbita del rock satánico, que tuvo su apogeo en EEUU y Reino Unido en la segunda mitad del siglo XX, con figuras como los Rolling Stones o Jimmy Hendrix, o posteriormente las bandas de heavy metal.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Se trata de la leyenda del rock Alice Cooper (nacido en 1948) que asegura que «el evangelismo televisivo es una de las mayores armas de Satanás» y explica por qué se llama a sí mismo «el verdadero hijo pródigo».

El cantante expuso sus pensamientos sobre televangelismo durante una entrevista en The Harvest Show, un programa cristiano, y que ha recogido CBN News.

«El evangelismo televisivo es una de las armas más grandes de Satanás. Coloca a esos hombres en un pedestal y de repente ellos quedan atrapados con una prostituta. Todos los cristianos que conozco acaban siendo acusados de hipocresía«, afirma Cooper.

«¿Entonces no crees que es un tipo de estructura? Sí, lo estoy diciendo, el Diablo es muy inteligente», añade el cantante.

Alice Cooper.

«Él no va a aparecer con los cuernos y la cola, se presenta de una manera encubierta. Y mira que he visto a algunos pastores muy disimulados en la televisión», aclara.

Cooper no siempre fue tan apasionado ni portavoz del cristianismo. Aunque se crió en un hogar cristiano, cuenta que huyó lejos de Dios durante el apogeo de su carrera en el rock.

«Siempre me refiero a mí como el verdadero hijo pródigo porque salí y el Señor me dejó hacer todo».

Cooper: «Tal vez Dios no me dejó, pero lo permitió, y luego empezó a meterme de nuevo en el cristianismo»

«Tal vez Dios no me dejó, pero lo permitió, y luego empezó a meterme de nuevo en el cristianismo», indica. Y a renglón seguido relata que el Señor le dijo:»Ya has visto lo suficiente. Vamos a traerte de vuelta a donde perteneces». 

El viaje de ida fue muy largo. Nacido con el nombre de Vincent Damon Furnier,  tomó el artístico de Alice Cooper porque ésta era una bruja y una hechicera de las que fueron quemadas en Salem, Estados Unidos, a finales del siglo XVII.

Sus conciertos eran macabros, con guillotinas que mataban maniquíes y la serpiente pitón que solía llevar al cuello

Sus conciertos eran macabros, con guillotinas que mataban maniquíes, muñecas empaladas y, por supuesto, la serpiente pitón que solía llevar sobre su cuello. Símbolos de tendencia satánica que Cooper no disimulaba.

¿Truco publicitario para llenar sus conciertos?… ¿o realmente se trataba de pleitesía al diablo?

Lo cierto es que la estrella se ha convertido. Y advierte al mundo. «Tened cuidado, Satanás no es un mito, Satanás no es una broma».

Y añade: «Creo que mi trabajo es advertir sobre Satanás.»

Durante años, el artista ha sido uno de los más exitosos y aclamados del Heavy Metal.

Alice Cooper.

La banda original de Alice Cooper lanzó su primer álbum en 1969, pero entró en la corriente principal de la música internacional con el éxito de 1971 » I’m Eighteen » de su tercer álbum de estudio Love It to Death , que fue seguido por el single » School’s Out» en 1972. La banda alcanzó su pico comercial con el álbum de 1973 Billion Dollar Babies .

Su mujer, pieza fundamental

Ganó dinero y tenía el mundo a sus pies. Pero todo cambió cuando se acercó de nuevo a Dios. Y gracias a la influencia de su mujer, Sheryl, con quien lleva casado cerca de 40 años y con quien tiene 3 hijos.

El problema venía de antes. Cooper tenía una gran adicción al alcohol y su vida era un auténtico desastre. Entonces Sheryl le animó a visitar una iglesia evangélica en donde podrían ayudarle.

“Ser cristiano es algo en lo que vas progresando, es una dinámica en movimiento. Uno va aprendiendo. Uno va a su estudio bíblico. Uno debe rezar. Yo era una cosa antes. Ahora soy algo completamente nuevo. No juzguen a Alice por lo que solía ser. Alaben a Dios por lo que soy ahora”, explica el artista.

Las letras de las canciones de Alice Cooper hablaban de necrofilia, violencia, sexo, alcohol y drogas, y con ellas ha vendido más de 50 millones de discos. Pero eso ha cambiado. Al borde de la vejez. Nunca es tarde. Ni siquiera para un caso perdido como Alice Cooper.

Desde hace unos años, el artista quiere dedicar su vida “a seguir a Jesucristo».

Comentarios

Comentarios