Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y José María Gil Tamayo.
Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y José María Gil Tamayo.

La labor por parte del Partido Socialista ha surtido efecto. El Tribunal de Cuentas ha aprobado que el año que viene la Iglesia Católica y demás confesiones religiosas sea fiscalizada.

Cada año, la institución que preside Ramón Álvarez de Miranda aprueba su programa de actividades para el siguiente ejercicio en el que, además de los informes que está obligado a hacer por ley y los que le piden las Cortes Generales, incluye una serie de fiscalizaciones a su libre elección.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Al igual que en años anteriores examinó las cuentas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB) del Banco de España, esta vez ha decidido auditar la financiación pública que reciben las distintas confesiones religiosas: en concreto, la Iglesia católica, y las confesiones judía, musulmana y cristiana evangélica.

El pasado año ya hubo cinco consejeros, propuestos por el Partido Socialista, que reclamaron esa fiscalización de la Iglesia, aunque entonces fue desestimada la propuesta por amplia mayoría.

El anuncio ha sorprendido a la Conferencia Episcopal porque afirma que no recibe ninguna partida a cargo de los Presupestos

Y este año una iniciativa del mismo PSOE y de Podemos en el Congreso había reclamado la fiscalización de los fondos que la Iglesia recibe del IRPF.

El anuncio ha pillado por sorpresa a la Conferencia Episcopal Española (CEE) que ha manifestado que “no ha recibido ninguna notificación” por parte del Tribunal de Cuentas.

Además, ha añadido la Conferencia, ellos “no reciben ninguna partida” a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, por lo que también han mostrado su extrañeza por esta decisión.

Pese a ello, se han mostrado dispuestos “a cumplir con lo que soliciten” las distintas administraciones, pese a considerar que “cumple con creces sus obligaciones legales” de informar sobre el destino de los fondos que recibe a través del IRPF con la presentación de una Memoria de Actividades al Ministerio de Justicia.

Además, fuentes del propio Tribunal han reconocido que no está del todo claro que el Tribunal de Cuentas tenga competencias para controlar el destino de estos fondos, porque “no son partidas finalistas”.

Te puede interesar:

La maniobra de la izquierda para poner en jaque los bienes de la Iglesia en España

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo y filosofía, lo que le permitió descubrir Roma. Catalán afincado en Madrid, amante de España y sus diversidades. Ávido lector y cariñoso contador de cuentos en casa.