Los líderes de las confesiones cristianas de Oklahoma encabezando la marcha /Oklahoman

El pasado 15 de agosto en todo el mundo se celebró la fiesta de la Asunción en honor de la Virgen María, una figura clave para todos los católicos. Pero además en la ciudad estadounidense de Oklahoma se llevó a cabo una misa negra” organizada por un conocido grupo satanista que además eligió esa fecha como provocación.

Pese a la multitudinaria reacción ciudadana el ayuntamiento de Oklahoma permitió que este acto blasfemo se celebrará en un local público alegando que cumplía todos los requisitos para que se celebrara.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo, aunque los satanistas se salieron con la suya y pudieron realizar su “misa negra” no fue tan multitudinaria como ellos esperaban a pesar de que sí pudieron corromper y vejar una imagen de la Virgen María. De hecho, fue un fracaso para ellos porque acudió muy poca gente. Y el organizador del acto, Adam Daniels, condenado por abusos sexuales, lo achacó a la movilización de los cristianos de la ciudad.

Y es que el acto satanista y provocador de Daniels provocó la unión de todas las denominaciones cristianas de la ciudad, que se concentraron a las puertas del centro cívico para una marcha por la paz y un acto ecuménico de oración como respuesta a la misa negra.

Cientos de católicos y protestantes desfilaron y oraron juntos. Gente joven, familias con ninos y personas mayores se concentraron en este acto de reparación que provocó que muchas de las personas que tenían previsto acudir al acto satanista finalmente no lo hicieran.

Desfilaron frente al centro cívico y pasaron por la catedral católica hasta una iglesia metodista. Unidos por el brazo los líderes de las denominaciones cristianas –bautistas, católicos, metodistas, luteranos, episcopalianos, presbiterianos y pentecostales– encabezaron la marcha en la que llegaron al templo para allí cantar “Amazing Grace”, tal y como informa NewsOk.com.

Después, mientras un grupo rezaba el Rosario otro interpretaba una canción llamada “Víctoria de Cristo” que acabó con un entusiasta “¡Aleluya!” llevado a cabo por los presentes.

Uno de los momentos más emotivos se produjo cuando un sargento de policía que estaba de servicio se unió a la cabecera de la marcha de los cristianos de Oklahoma. Posteriormente, realizó una oración por los policías y militares, lo que provocó la ovación de los presentes.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido en Madrid pero natural de Ocaña se licenció en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Sus primeras incursiones periodísticas las hizo en la prensa local y regional, hasta que llegó a la Agencia EFE. Poco después inició una nueva aventura en Libertad Digital, diario en el que aterrizó en 2008 y del que fue redactor jefe y responsable de la información religiosa. Es articulista habitual de Religión en Libertad y ha colaborado en otros medios escritos como Revista Misión o El Medio y audiovisuales como esRadio e IntereconomíaTV.